Precauciones en caso de desastre

116

En los últimos cinco años la industria de la construcción registra 90 por ciento de los accidentes fatales en el estado, siendo el sector que más reporta y que ocupa el primer lugar en este apartado, señaló David Antonio Wong Avilez, director jurídico de la Secretaría de Trabajo y Previsión Social de Jalisco, dentro del marco del Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo  que se celebró el 28 de abril  y del 25 aniversario de las explosiones del 22 de abril.

Wong Avilez participó como ponente en el Primer Foro de la Seguridad y Salud en el Trabajo, cuyo objetivo es fomentar una cultura de prevención de riesgos y accidentes de trabajo, organizado por la maestría en Gestión de la Seguridad y Salud en el Trabajo, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

Durante su ponencia, en el aula amplia número 5 del plantel, destacó que este año se han registrado seis accidentes fatales en la industria de la construcción. El año pasado hubo más de diez accidentes y más de 20 personas fallecidas.

Dijo que esta situación se debe al incremento de construcciones de muchos pisos, y las caídas para los trabajadores son de graves consecuencias.

Resaltó que la Secretaría del Trabajo orienta a los empleadores sobre las medidas a tomar, como el uso de un arnés y que los trabajadores permanezcan colgados a un cable, llamado “línea de vida”, para evitar fatalidades.

Sin embargo, hay empresarios que no compran todo el equipo y ponen en riesgo a sus empleados y éstos, también, suelen pasar por alto las medidas de prevención.

El teniente Francisco Castellanos Villalobos, líder de un grupo de Protección Civil y Bomberos de Guadalajara, subrayó la importancia de los programas internos de protección civil en las empresas para enfrentar y tomar precauciones en caso de desastre y salvaguardar el capital humano.

Es importante que las empresas fomenten la cultura de protección civil dentro de sus inmuebles, dijo, y los invitó a participar en el primer macrosimulacro el 4 de mayo, el primero del año, coordinado por la Unidad Estatal de Protección Civil y Bomberos de Jalisco. Recomendó a las empresas hacer simulacros cada dos o tres meses.

Dijo que hay empresas socialmente responsables que sí se preocupan por fomentar en los empleados la cultura de protección civil, pero aclaró que existe el otro lado de la moneda. Se trata de empresas que sólo quieren un programa interno de protección civil para cumplir con el requisito, ya que sin él no obtienen la licencia municipal para poder laborar.