Positivamente orgulloso

    96

    A menudo, cuando leo esta sección, leo opiniones y críticas en su mayoría negativas sobre la sociedad, la universidad, la política, problemas ambientales, etcétera. Es interesante observar que un evento negativo pesa más en nuestras vidas que 100 positivos.
    Yo quiero escribir algo positivo, y es que mi casa de estudios, el CUAltos, es bello: adoro estar en clases y ver cómo una golondrina alimenta a sus crías en una esquina del techo; adoro la belleza del verde que irradia vida en todo su alrededor y cuando llueve no hay espectáculo más majestuoso que el caer de las gotas por entre los árboles y el olor que dejan al partir; nopales, huizaches, lagartijas, rocas, ensalzan la creatividad del humano, la organización, la investigación, la enseñanza. Las personas “buenas” o “malas” son personas que buscan el pan diario en un país de condiciones duras, donde el “rico” no admira su riqueza y el “pobre” no admira estar cerca de su familia.
    Las condiciones son creadas por las percepciones y si las percepciones son negativas, las vidas individuales carecerán de belleza y sentido, por eso yo digo: qué bello es mi centro.