Picaduras peligrosas

97

Las enfermedades transmitidas por vectores son consideradas una amenaza para la salud pública, porque pueden afectar la seguridad sanitaria de cualquier región, tal y como sucedió en 2009 en la Zona Metropolitana de Guadalajara, cuando se registraron casi cinco mil casos de dengue. Además de esta enfermedad, los cuatro principales padecimientos transmitidos por la picadura de un mosquito son: el virus del Nilo, el paludismo, la enfermedad de Chagas y la fiebre chikungunya, esta última catalogada como una epidemia en progreso, por la aparición de hasta 30 nuevos casos diarios en lugares como República Dominicana, donde al cierre de esta edición había más de 800 contagios. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que a partir de 2004 la fiebre chikungunya ha alcanzado proporciones epidémicas y es causa de considerables sufrimientos y morbilidad.

Esta es una enfermedad vírica transmitida al ser humano por mosquitos infectados tipo aedes aegypti —el mismo que contagia el dengue—. Ocasiona dolores e inflamación en las articulaciones, fiebre, dolores de cabeza, náuseas, cansancio y erupciones cutáneas, es decir, síntomas semejantes a los del dengue.
Un comunicado de la Sociedad Internacional de Enfermedades Infecciosas, publicado el pasado 28 de abril, confirma la presencia del virus chikungunya en distintas ciudades del Caribe.

De acuerdo a información de la OMS, 40 países de Asia, África, Europa y América han registrado casos.
El investigador del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Ezequiel Magallón Gastéllum, detalló que de 2006 a 2010 se registraron en las islas de Guadalupe y Martinica y la Guyana Francesa, tres casos en cada una.

“La movilidad de viajeros ha provocado que esta enfermedad, después de que estuviera focalizada en África y Asia, llegara a Europa, donde en el nordeste de Italia se registraron casos en 2007”, explicó el entomólogo.

A pesar de que en México no se ha reportado ningún caso, Magallón Gastéllum advierte sobre el riesgo, ya que en el país se encuentran los dos vectores principales: el aedes albopictus, que habita en el norte y sur de la república mexicana, y el aedes aegypti, en todo el país y durante todo el año.

“Se debe poner atención en este tema, así como en la fiebre amarilla y otros virus que transmiten estos mosquitos, ya que por el cambio climático el mosquito transmisor del dengue y de la chikungunya, no está por temporadas, sino que se mantiene todo el año”.

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) confirmó el pasado 6 de diciembre los primeros casos de transmisión autóctona del virus chikungunya en América Latina. En otro reporte de casos del pasado 21 de marzo, la OPS informó de dos mil 869 infectados en las Antillas Menores, 13 mil 44 casos sospechosos y cinco fallecimientos. 

El tratamiento de esta enfermedad consiste únicamente en aliviar los síntomas, ya que a la fecha no existe ningún antivírico.

El llamado del investigador es el mismo que en el caso de enfermedades como el dengue: “Como ciudadanos debemos hacernos responsables de nuestros hogares. Si hay mosquitos en nuestra casa, es culpa de nosotros y no de las autoridades de salud. Debemos mantener nuestras áreas limpias, porque el vector se ha adaptado a la vivienda urbana de manera increíble, ya que tienen su criadero en cacharros, y el alimento somos nosotros, por lo que comen y se reproducen en nuestros hogares. No podemos seguir reaccionando a la emergencia y a la alerta, sino prevenir y apostarle a la educación para tomar conciencia”.