Partos que no dan luz

216

Al año mueren en México entre mil 300 y mil 500 mujeres embarazadas, pese a que las causas son casi siempre prevenibles y tratables, informó la Organización Mundial de la Salud (OMS) el pasado 7 de abril, fecha en que fue conmemorado el día a favor de la salud materno infantil, con el lema “Cada madre y cada niño contarán”.
A diferencia de los países del primer mundo, el riesgo de morir en naciones tercermundistas, como México, es de 40 hasta 200 veces mayor, “una diferencia del cielo a la tierra”, señaló el director del Organismo Público Descentralizado Hospitales Civiles de Guadalajara (HCG), Leobardo Alcalá Padilla.
“En nuestro territorio pareciera que hay cuatro países dentro de una misma república: los estados del norte, centro, occidente y sureste. Entre más subdesarrollo exista en las entidades federativas, mayor riesgo corren las mujeres embarazadas de morir”.
Destacó que desde hace años no ha habido planes para mejorar la infraestructura hospitalaria en México. “Usted va al sureste y la desgracia es que no encuentra hospitales de asistencia pública, hospitales que socorran a la gente que carece de seguridad social. Faltan las estructuras mínimas para atender a un ser humano”.
De hecho, el pasado 5 de abril mujeres pertenecientes a 16 municipios indígenas de Guerrero hicieron un llamado al gobernador de aquella entidad, Zeferino Torreblanca Galindo, para modificar la “lamentable” realidad del estado, el cual ocupa el primer lugar en las estadísticas de mortandad materna.
“No es posible que Guerrero siga ocupando el primer lugar en mortandad materna por falta de acceso a una atención especializada en las zonas indígenas”, sostuvo Enemesia Morales, de Ometepec.
El también especialista en pediatría, Alcalá Padilla, aseveró que las inequidades existentes en el territorio nacional provocan que un alto porcentaje de mujeres embarazadas mueran por causas como la amenaza de parto prematuro, la rotura prematura de membranas (cuando se rompe la fuente), complicaciones en el parto, que el bebé sea demasiado pequeño para su etapa de gestación, problemas congénitos y, la más común y frecuente, el aumento de la presión arterial durante el embarazo.
La principal intención de la OMS al dedicar el Día mundial de la salud a los padecimientos relacionados con la maternidad, es “lograr el empuje necesario para hacer que los gobiernos, la comunidad internacional, la sociedad civil y la población adopten medidas destinadas a mejorar la salud y el bienestar de las mamás y de los infantes”.
Uno de los documentos elaborados por la OMS sobre el tema, especifica que uno de los objetivos de desarrollo del milenio es reducir la mortalidad materna en “tres cuartas partes”, y la infantil en “dos terceras partes” para el año 2015.
Alcalá Padilla mencionó que dicho proyecto tendrá éxito en México “si podemos delimitar en qué estados o ciudades existe la infraestructura mínima indispensable para atender a las personas. Es impostergable que el sistema de salud nacional regionalice los servicios que presta para no duplicar esfuerzos y gastos”.
Mantuvo que en Guadalajara “podemos atender y disminuir en gran medida la morbilidad materna, que en nuestro caso, en el HCG, es mínima. Estadísticamente, en el ámbito nacional, somos uno de los hospitales que presenta menos muertes maternas”.