Nuevo proyecto de Anzar

    766

    Preocupado por las carencias de espacio y plataforma para el desarrollo profesional de bailarines y actores tapatíos, el grupo de danza contemporánea Anzar ha lanzado la convocatoria para un taller integral en el que podrán participar personas con aptitudes físicas en el baile y que tengan un mínimo de dos años de experiencia.
    Claudia Herrera, coordinadora general del grupo, explica que Anzar cumplió este año su décimo aniversario, y desea festejarlo con una propuesta que incluya no solamente a los miembros del grupo sino también a nuevos integrantes. ¨Nosotros quizás ya no bailemos en cinco o 10 años, pero nos gustaría dejar una huella¨.
    El plantel estará organizado en niveles de acuerdo a las aptitudes de los participantes, mismos que irán a sus necesidades y ellos decidirán cuántos días a la semana desean asistir al entrenamiento. Los méritos también son importantes ya que, tras demostrar sus habilidades, los estudiantes pueden obtener una beca Anzar para cursar el mismo sin costo alguno.
    Lo importante de esto, señala Herrera, es que existe la posibilidad de que del taller surjan nuevos integrantes de Anzar que acompañen el proyecto Rota, que esperan poderlo presentar a mediados de febrero si consiguen el espacio y el apoyo necesarios.
    Rota es un proyecto (el principal de Anzar en este momento) inspirado en los cuatro elementos y la yoga, que tiene como eje el concepto de chacras y círculos energéticos. Este proyecto refleja la constante formación de sus integrantes que han cursado diplomados de concentración y de teatro del cuerpo.
    Rafael Carlín Hernández, coordinador artístico, explica que en Anzar todos son coreógrafos y egresados de artes escénicas y comparten la búsqueda de espacios. Reconoce el apoyo que la Universidad ofrece al otorgarles algunos espacios para presentaciones, aunque considera que aún no es suficiente.
    El próximo año darán a conocer las presentaciones de sus distintos proyectos en Jalisco y otras partes de la República tras haber experimentado los resultados del taller; por lo pronto, esperan seguir entrenándose y compartiendo su conocimiento escénico.
    El lunes comienza la aventura del ensayo. Los cursos tienen una duración trimestral y la proyección es indefinida, pues se espera que sea constante y creciente, comentan Herrera y Hernández. Para mayores informes asistir a la Casa de la Danza en López Cotilla 972 o comunicarse al teléfono 38 26 81 19.

    Artículo anteriorMaría Esther Franco
    Artículo siguienteLa apatía estudiantil en la política