Nueve veces Beethoven

739

El famoso pianista italiano Benedetti Michelangeli afirmó alguna vez que “la música es una responsabilidad, no un derecho”. En ello hay que pensar cuando se incluye a Beethoven en el repertorio de una orquesta. Más allá de las dificultades que implica interpretarlo, cuando se elige a un compositor tan conocido y, además, algunas de sus obras más difundidas, hay que considerar como punto de partida el diálogo directo con el compositor. Durante gran parte del siglo XX, importantes directores europeos impusieron una lectura única de las partituras de Beethoven, misma que se ha mantenido en muchas salas de concierto y que no necesariamente es la mejor.
La Orquesta Filarmónica de Jalisco (OFJ), bajo la batuta de su director titular Héctor Guzmán, comienza el reto de la interpretación de las Nueve Sinfonías de Beethoven.
En 1800, Beethoven presenta su “Primera Sinfonía” en Viena, apenas dos años después su sordera crecía hasta convertirse en una auténtica amenaza. En El Testamento de Heiligenstadt, escrito en el sitio del mismo nombre, Beethoven afirmaba sobre su enfermedad: “Para mí ya no puede haber más recreo en el contacto con mis semejantes… debo vivir como un exiliado”. El testamento data de la misma fecha en la que fue compuesta su “Sinfonía no. 2”, misma que posee un carácter contradictorio con sus cartas y escritos. De espíritu animado y de gran colorido instrumental, la “Segunda Sinfonía” es interpretada por algunos como el espíritu combativo del creador por resistir la creciente sordera.
Los años que siguieron estuvieron marcados por las Guerras Napoleónicas. Las grandes potencias monárquicas se esforzaban en mantener su poder y Beethoven componía de forma casi compulsiva. Beethoven escribe todas sus sinfonías de 1800 a 1824, y en ellas pasó de advertir la entrada del Romanticismo como en la “Tercera” y “Cuarta” sinfonías, al poderoso misterio de la “Quinta”, que poco o nada tiene que ver con el prodigioso lirismo de la “Pastoral”, hasta llegar al límite electrizante de la “Sinfonía Coral”.
Las cuerdas, los vientos de metal y madera así como las percusiones de la OFJ comienzan el recorrido por un extenso programa que comprende las “Nueve Sinfonías” de Beethoven del 4 de junio al 7 de julio en el Teatro Degollado. Los programas de cada concierto se acompañan de obras como “La Obertura Benvenutto Cellini” de Berlioz, “El Concierto para Clarinete y Orquesta” de Mozart así como la Introducción y Danza de La Vida Breve de Manuel de Falla, entre otros.
Esperamos que el deslumbrante lenguaje de Beethoven pueda dialogar con todas las voces de nuestra orquesta, para que, como dijo Benedetti Michelangeli, músicos y auditorio hagamos de la responsabilidad y el derecho a la música, un verdadero gozo.

Artículo anteriorJorge Jurado Martínez
Artículo siguienteUna estrella menos