No privarlos de la educación

486

Colaborar en la creación de estrategias educativas de apoyo para jóvenes en conflicto penal, es uno de los objetivos que busca conseguir la estudiante de Derecho, de la Universidad de Guadalajara, Karen García Flores, quien tuvo la oportunidad de realizar una pasantía en un instituto de la Organización de los Estados Americanos (OEA) y de participar en un encuentro regional entre países de Centroamérica, en la Secretaría de Relaciones Exteriores en México.

“Después de conocer su forma de trabajo quedé emocionada, satisfecha y con ganas de en un futuro quizá formar parte de estos organismos internacionales o especializarme en el tema”, dijo García Flores, quien fue la única mexicana seleccionada para participar con la OEA durante junio, julio y agosto pasados.

A través del encuentro y la pasantía —a la cual se postuló y fue beneficiada con una beca del programa Complemento Profocie 2015 para la movilidad en IES del extranjero, promovida por la Coordinación General de Cooperación e Internacionalización de la UdeG—, la estudiante estuvo trabajando con personas privadas de su libertad. Refiere que, después de conocer sus experiencias, reconoció la importancia de “seguir ofreciendo educación, en especial a los jóvenes que interrumpieron sus estudios debido a que fueron privados de su libertad. No importa qué hayan hecho, siguen siendo personas y siguen teniendo derechos, y uno de los que les estamos violentando es el derecho a la educación”.

Su participación como parte de la OEA fue en el Instituto Interamericano del Niño, la Niña y Adolescentes (IIN) que tiene como sede a Montevideo, Uruguay.

La estudiante agregó que esta experiencia le permitió conocer el trabajo de las autoridades de distintos países en lo referente a la prevención de la sustracción de menores y la importancia de capacitar a diversos actores sobre el tema, como psicólogos y otros.

“Fue una experiencia que significó mucho, académica y personalmente”, agregó la alumna de noveno semestre en el Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), quien se propone realizar su tesis sobre la necesidad de generar en México políticas que respeten el derecho a la educación de personas privadas de su libertad.

Artículo anteriorReinauguran instalaciones de la FEU
Artículo siguienteUna marcha por ¿miedo u odio?