Narco rifa

    85

    Las declaraciones que alguna vez hiciera el gobernador Emilio González Márquez, sobre el narco y su posicionamiento en Jalisco (y en Guadalajara), de que su impacto era menor, ya queda descartado y, por consiguiente, da por hecho que González Márquez vive en una nube. El narco está instalado en Jalisco desde hace al menos dos décadas y su fuerza, que desarticula ya a la sociedad jalisciense, es visible y ahora ofrece el miedo que toda mafia del crimen organizado otorga para su mejor desempeño. Antes decíamos que Sinaloa era nuestra Medellín (Colombia), hoy podemos decir que los gobiernos panistas han colombianizado a nuestro país. Su “lucha” es anodina, y cada vez se sufre más en cada rincón de este país. Guadalajara y Jalisco no es la excepción: ya estamos en la incertidumbre que procura el crimen organizado, y nuestros gobiernos a lo que se dedican es a cuidar su changarro y a apretar con sus dientes el hueso.