Más infraestructura para Veterinaria

    544

    Con el objetivo de fortalecer más la carrera de Medicina Veterinaria y Zootecnia, que recientemente obtuvo la acreditación nacional e internacional, el Centro Universitario de los Altos (CUAltos) construye la Clínica de grandes especies, que funcionará como un espacio en el que los estudiantes podrán adquirir experiencia sobre su futura práctica fuera de las aulas. A esto se suma la construcción de nuevas aulas en el campus.

    La rectora del CUAltos, Leticia Leal Moya, señaló en entrevista que la obra presenta un avance de entre 40 o 45 por ciento, y hasta el momento han invertido nueve millones de pesos y en breve aplicarán otro recurso por cuatro millones, como parte de la primera etapa.

    “Al arranque de esta administración los recursos para la obra eran escasos. Afortunadamente con apoyo de algunos fondos federales y del presupuesto ordinario de la Universidad de Guadalajara, nos han otorgado cifras importantes para retomar la conclusión de esta obra. Es un requisito por parte de las organizaciones acreditadoras. Sin embargo, nosotros lo cumplimentamos gracias a la colaboración que tenemos con empresas locales, llámense granjas o ranchos, donde nuestros estudiantes tienen la facilidad de hacer sus prácticas o su servicio social. Esto lo tomó como válido el órgano acreditador, condicionado a que a la brevedad podamos concluir este año para las prácticas”, afirmó Leal Moya.

    Esta carrera de CUAltos forma parte del grupo de 18 programas educativos de Medicina Veterinaria y Zootecnia que en el ámbito nacional han obtenido la acreditación por parte del Consejo Nacional de Educación de Medicina Veterinaria y Zootecnia (Conevet) y la internacional del Consejo Panamericano de la Educación de las Ciencias Veterinarias (Copevet). Para alcanzar este logro, analizan alrededor de 130 indicadores y subindicadores.

    Desde su creación en 2002, la carrera en CUAltos representa un importante apoyo e impulso para el sector agropecuario de la región alteña, enfocado a la producción de pollo, huevo, cerdo, bovinos de leche y carne, así como a la industrialización de productos de origen animal.

    Cada año cerca de 40 alumnos realizan sus prácticas profesionales en las diferentes empresas de la región e incluso algunos se van a otros estados o al extranjero. Gracias a la vinculación establecida por CUAltos con el sector público y privado, abren puertas a los estudiantes, y cerca del 80 por ciento de ellos se colocan laboralmente.

    Magno proyecto
    Esta clínica de grandes especies consta de una posta, como la llaman los especialistas. Un establo donde los jóvenes tendrán prácticas y atenderán a caballos y animales de granja, como bovinos y porcinos. Estará ubicada en las mismas instalaciones del centro universitario.

    La infraestructura se suma a la Clínica de pequeñas especies que ya funciona, y que ofrece servicios de radiografías y cirugías, además de consultas generales, aplicación de vacunas y desparasitaciones, principalmente para perros y gatos, pero también para aves, conejos y algunos animales, como reptiles o tortugas. Esta ubicada en el bulevar Anacleto González Flores. En el último año atendió a mil 300 animales.

    “La Clínica de pequeñas especies es autofinanciable. Atendemos ahí animalitos. Gracias a ello podemos financiar los insumos y el pago de los colaboradores”, especificó la rectora.

    Además, gracias a un esfuerzo institucional, el CUAltos logró aumentar la matrícula de Veterinaria en un 110 por ciento, pues construyeron nuevos espacios que beneficiaron a esta y otras carreras. El proyecto es edificar 45 aulas. Quince están por ser concluidas y tuvieron una inversión aproximada de 20 millones de pesos, con cupo para 40 personas cada una.

    “Veterinaria es la segunda carrera más demandada del centro universitario, después de Medicina. No todos los aspirantes son admitidos, pero ya se incrementó la matrícula. Antes se admitían 40 personas y hoy admitimos 88 de forma anual. Haremos esfuerzo para que sea semestral. El inconveniente que nos ha frenado es el espacio para las prácticas, que es la Clínica de grandes especies. Una vez que concluyamos estas 45 aulas, 15 de ellas a punto de estrenarse, y otras 30 el año que entra, podremos ampliar la matrícula”.