Más acciones

239

Es evidente que desde los sindicatos se hace poco en temas de igualdad y combate a la violencia, y ante eso decidimos actuar. En el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara (STAUdeG) nos dimos cuenta que teníamos que convocar a académicos, alumnos, directivos e incluir al gobierno del estado para implementar una estrategia integral que permita el reconocimiento, concientización e intervención oportuna en la violencia contra la mujer en las instituciones educativas. Por ello el pasado 27 de marzo participamos en la elaboración del Protocolo para Prevenir la Violencia de Género en Instituciones Educativas.

Desde el STAUdeG siempre hemos luchado en favor de las libertades y derechos no solo de nuestros agremiados, sino también de toda la sociedad.

En pleno siglo XXI, ocho de cada 10 mujeres sufre de violencia. Debemos tomar en serio las diferencias aún presentes entre hombres y mujeres en la vida laboral, el pensamiento persistente de que la mujer debe estar al cuidado del hogar y de los hijos, porque eso es violencia.

En México nos cuesta dar pasos para ser una nación más justa e igualitaria. Para nuestra sociedad tienen que pasar muchos años para entender que los cambios sociales son necesarios. Nos parece normal tardarnos en reconocer los derechos de las minorías, y eso también es violencia. No debemos resistirnos a entender que todos somos iguales.

En este proyecto trabajaremos para que las instituciones educativas tengan como prioridad enfrentar los diferentes contextos donde se ejerce la violencia de género, que los estudiantes conozcan y obtengan las herramientas necesarias para hacerlo.

Sin duda este foro representa el arranque de un trabajo en conjunto, donde se efectuarán importantes investigaciones, pero sobre todo debemos apostar por trasladarlas a la educación. Es a través de las instituciones educativas donde se previene y se informa acerca de los temas fundamentales a millones de personas.

Sin embargo, nunca será suficiente lo que hagamos desde las instituciones educativas para erradicar la violencia si no llega a los hogares en cada rincón de nuestro estado.

Resulta fundamental que la creación de este protocolo sea el inicio de una serie de acciones concretas para eliminar la violencia de género.  Porque eso es lo que necesitamos, que sean más las acciones que las buenas intenciones.

Todos queremos un Jalisco libre de violencia de género. “Por un mundo donde seamos socialmente iguales, humanamente diferentes y totalmente libres”, como dijo en alguna ocasión Rosa Luxemburgo.