Maestros venidos a menos

    119

    Quien estudia para maestro tiene asegurada la vida…”. La vieja historia se repitió de generación en generación. Siguieron el consejo y disfrutaron de esa tranquilidad que les permitió el sistema educativo hasta llegar a jubilarse jóvenes y con los sueldos íntegros.
    Los nuevos maestros saben que la frase quedó en mito y no podrán disfrutar de ellas sin antes enfrentar una serie de obstáculos que las reformas a las leyes educativas han propiciado.
    Como lo explica la maestra Martha Vergara Fregoso, del Departamento de Estudios Internacionales del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades, la fuente de trabajo está condicionada ahora a participar en una competencia.
    Se trata del Concurso Nacional propuesto por la Alianza por la Calidad de la Educación, que propone: “Garantizar que quienes dirigen el Sistema Educativo, los centros escolares y quienes enseñan a nuestros hijos, sean seleccionados adecuadamente…”.
    El examen se realizó el pasado 18 de julio y Jalisco se alzó como el estado que más concursantes registró; un total de 16 mil 690 aspirantes a más de 60 mil plazas a repartir entre educación inicial, preescolar, primaria, educación especial, indígena y telesecundarias para el ciclo escolar 2010-2011 que arranca el próximo 23 de agosto.
    “Este interés manifiesto de los maestros tiene que ver con el gran rezago de oportunidades laborales que han tenido durante muchos años para obtener una plaza”, acotó la investigadora universitaria, tras señalar que “no son estudiantes recién egresados; sino que en su mayoría son personas que no han tenido esa oportunidad o ese espacio de trabajo durante generaciones atrás”.
    Jubilarse o no
    Tener el futuro organizado se desmorona al revisarse también el tema de las jubilaciones. Los dos subsistemas existentes en Jalisco: el federal y estatal; cuentan con métodos de jubilación diferentes.
    El sistema federalizado impide que los maestros que optan por el retiro lo hagan con su sueldo íntegro y marca un tope de 17 mil pesos, comenta la investigadora. Por ejemplo si un jefe de sector gana 30 mil pesos, se va a jubilar con menos de la mitad. “Esa es la razón por la que en el federal muchos de los maestros y la mayoría de los profesores grandes de edad no se van a jubilar”, vaticina.
    El estatal, por su parte, no marca límites, pero hay grandes variantes en cuanto a las percepciones de cada maestro dependiendo del tipo de plaza que ostentaba, así como la letra en carrera magisterial, entre otros supuestos.

    Apoyos del gobierno
    Las prestaciones principales a que tienen derecho los maestros jubilados son: pensión, aguinaldo, servicio médico, préstamos personales y reposición de gastos de funeral por fallecimiento de pensionados equivalente a 120 días de la última cuota pensionaria.
    Sin embargo, de acuerdo a lo dicho por la maestra Vergara Fregoso, falta resolver la parte social, pues se carece de programas destinados a la atención y desarrollo de los jubilados. “Yo no conozco ningún programa de la Secretaría de Educación que esté dirigido a atenderlos y en lo personal tengo una experiencia docente de 26 años. Se tiene que buscar la manera de incorporarlos a la sociedad ahora como jubilados, puesto que esa parte no está atendida”.
    Un error que comete la gente, dice, es que carece de un proyecto de vida para ponerlo en marcha después de la jubilación, “se mueren o se enferman porque no tienen nada programado para la siguiente etapa”.
    Este aspecto acarrea un problema que si bien ahora no es grave, puede serlo en el corto tiempo, señala la especialista, quien alerta sobre el incremento de enfermedades y suicidios en los próximos años de no tomar las medidas conducentes. “Así como tenemos el problema de la drogadicción y el alcoholismo con los jóvenes y adolescentes, así también está aumentando en gran medida con las personas adultas que están encontrando refugio en los casinos por las necesidades emotivas o sentimentales que tienen”, concluyó.