Madres coraje sacan adelante a sus hijos

315

Circunstancias como una economía precaria, el chantaje dentro del entorno familiar por parte del padre hacia la madre, la inmigración y la falta de apoyo de la pareja han dado origen a las familias de madres solteras o familias monoparentales.
En Jalisco, una de cada cuatro familias tienen jefatura femenina y su promedio de hijos es de 2.6 a escala estatal, indica la investigación “Implicaciones socioculturales en familias uní y biparentales de la Zona Metropolitana de Guadalajara”, realizada por Patricia de Aguinaga Vázquez, investigadora del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades.
El fenómeno de las madres solteras en Jalisco surge de manera inesperada como una respuesta a los cambios sociales y demográficos que ha experimentado la sociedad y el modelo de la familia tradicional .
En base a su estudio Patricia de Aguinaga, quien tiene como línea de investigación “Familia y Educación”, afirma que la familia monoparental transita por diversas etapas, una inicial, otra de ajustes y una de estabilidad. “El trance de cada etapa dependerá del capital humano que tenga la madre soltera, entendido este como la edad, la preparación que tenga (el grado académico), los ingresos, la ocupación (sí es que tiene un trabajo), la profesión, la historia familiar, la duración del episodio de la mono parentalidad y la clase social”.
De Aguinaga Vázquez asegura que entre más bajos sea el nivel educativo de la madre soltera y mientras no tenga acceso a un buen trabajo ella estará vulnerable a ser marginada.
Algunas de las dificultades cotidianas que suelen surgir en la vida de las madres solteras son que deben trabajar fuera de casa para poder pagar la alimentación, estudio y en ciertos casos el cuidado de los niños, también tienen que asumir todos los roles que les corresponden y aparte deben de desempeñar el doble de labores dentro y fuera del hogar. Ante estos conflictos las madres tienen solo dos opciones disgregarse y tratar de salir adelante solas o apoyarse en su núcleo familiar.
La investigadora señala que en las familias de madres solteras, estas juegan un papel representativo. Sus investigaciones reflejan que el 46 por ciento de las mujeres salieron adelante gracias al apoyo que les dio la familia nuclear y al respecto señala que una madre soltera no puede subsistir sin una red social de apoyo.
La ayuda que se le brinda a la madre soltera es momentánea. En algunos casos se expresa a través del cuidado de los hijos e incluso en por medio de préstamos económicos, alojamiento en la vivienda, regalos en especie entre otros.
Otros problemas de estas madres son el limitado y casi nulo tiempo de descanso, cuidado, alimentación y esparcimiento propio, además de que tienden a descuidar de manera involuntaria las necesidades afectivas, formativas y educativas de los hijos.
Pero no todo son problemas pues, según el estudio, ser una madre soltera no es una situación que dure toda la vida. Una gran parte de las mujeres después de haber tenido un hijo conoce a alguien más se casan y establecen una familia.
Sólo el 30 por ciento de las mujeres en Jalisco no acepta volver a formar una familia y esta respuesta tiene que ver con la visión que tengan del matrimonio, la edad y el rol que ellas crean que podrían tomar.
En cuanto a las madres solteras que no vuelven a casarse encontramos que una vez que pasan por las tres etapas de transición y ven a sus hijos convertirse en adultos se sienten muy orgullosas por los logros que consiguieron y están satisfechas con su labor. En ocasiones, la satisfacción que encuentran es mayor que la de las madres que están casadas o que tienen una pareja y esto se debe a que enfrentaron el reto de ser madres, proveedoras, educadoras y que pudieron salir adelante con todas las dificultades que esto implica.