Los claroscuros de una vida dedicada al deporte

    101

    Un replanteamiento en la política deportiva del país, así como una reorganización del sistema, es lo que pudiera surgir tras el fallecimiento de Mario Vázquez Raña, quien durante 40 años estuvo ligado al deporte nacional y durante 30 en el plano internacional.

    “En la geopolítica tiene que haber un replanteamiento, pero no radical. Tendrá que surgir alguien del grupo de poder que tendrá que determinar el rumbo del deporte, aunque no veo quién tenga la imagen y poder político de Vázquez Raña”, expresó el entrenador de triatlón y docente del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), Gustavo Nuño Miramontes.

    En cuanto al legado del fallecido empresario, señaló que deja cuestiones a favor y en contra. Algo de lo positivo fue su defensa del Comité Olímpico Mexicano y los eventos internacionales que trajo al país, pero también queda a deber por su lucha en los últimos años con la Confederación Deportiva Mexicana.

    En este sentido, el académico dijo que el modelo del deporte en el país es viejo, obsoleto y arcaico.

    “En lugar de avanzar, retrocedimos, por luchas personales. Lo único que puedo ver rescatable son los eventos que se trajeron a partir de que él fue miembro del Comité Olímpico Internacional. A él le toco promover los Juegos Olímpicos de 1968 y lo que se vino a partir de los Juegos Panamericanos de 1975.

    México se pinta sólo en organización de eventos. Para ello somos de primer mundo. Tenemos gran capacidad y somos hábiles para organizar, y más hábiles para evadir dinero y si no, hay que echarle un vistazo a Guadalajara 2011”.

    En el plano internacional, Nuño Miramontes señaló que se pierde un enlace, en donde, incluso, si ya había dudas sobre la realización del Campeonato Mundial de Natación en 2017 en Guadalajara, este hecho podría ser determinante para el cambio de sede.

    Vázquez Raña fue miembro del Comité Olímpico Internacional, de 2000 a 2012; presidente del Comité Olímpico Mexicano, de 1974  a 2001; presidente de la Organización Deportiva Panamericana desde 1975 y reelecto hasta 2016; presidente de la Asociación de Comités Olímpicos Nacionales, de 1979 a 2012 y presidente de la Comisión para la Solidaridad Olímpica, de 2002 a 2012.