Legado de los Juegos Panamericanos

    92

    Hace dos semanas que terminaron los Juegos Panamericanos Guadalajara 2011 y todavía seguimos recordando estos juegos que para algunos fueron maravillosos y para algunos otros un dolor de cabeza que aún sigue presente.
    Estaré de acuerdo con todas las personas que digan que fueron maravillosos, de primer mundo y que dejan un legado para los futuros deportistas no sólo del estado, sino también de México; pero hay que ser realistas y no recortar esos pedazos oscuros de las nubes de algodón que la mayoría ven.
    Para estos juegos hicieron gastos que quizá se recuperaron, obras que dan buena imagen a la ciudad y dejamos esa buena imagen, pero ¿a qué precio? ¿Era necesario maquillar nuestra ciudad? ¿Era necesario mover a las personas que “se creía” daban mala imagen? ¿Era necesario, como buen mexicano, hacer las cosas de último momento?
    Esto último me parece lo que más hay que recalcar. Ahora tenemos una maravillosa villa panamericana que puede servir para muchas cosas, pero también ahora tenemos contaminada una zona que hasta hace unos meses no estaba tocada con la mano de la destrucción ambiental.