Las primeras jamás se olvidan

376

Regresa el tiempo en que los niños llenan las salas de cine y tienen oportunidad de preguntar y opinar sobre temas que los adultos no hemos logrado resolver del todo, porque nos falta la creatividad de la infancia.

Divercine, Festival Internacional de Cine para Niños y Jóvenes, llega nuevamente a Guadalajara después de una breve pausa, con un cartel compuesto por producciones recientes, mayormente cortometrajes, de América, Europa y Asia que invitan a los niños a pensar, discernir, discutir y compartir en torno a problemas propios de su etapa —el abuso físico entre pares (bullying) o los fantasmas imaginarios, por ejemplo— y a temas que son relevantes para la sociedad en la que están creciendo: el respeto a la diversidad humana, el mantenimiento del medioambiente, la promoción de la solidaridad, etcétera.

El Festival fue creado en Uruguay hace veinticinco años, pero se ha extendido por el mundo a través de subsedes, y Guadalajara es una de ellas desde que hace poco más de tres lustros el promotor cultural y realizador audiovisual Jorge Triana se comprometió con su producción en la ciudad.

En la edición que tendrá lugar del 16 al 20 de febrero logró involucrar a la Biblioteca Pública del Estado Juan José Arreola, el Instituto Cultural Cabañas, el programa Proyecta, de la Secretaría de Cultura del Estado y la Secretaría de Cultura federal, y la Dirección de Cultura del Ayuntamiento de Guadalajara, esta última le ha permitido extender las proyecciones a la plaza principal del barrio de San Andrés y las explanadas del Centro Cultural Oblatos, el Centro de Desarrollo Comunitario 25 y el Museo del Niño.

La Biblioteca Pública del Estado, que participa por segunda ocasión como sede, presentará un programa especial el sábado 20 a las 15:00 horas. “Vamos a trabajar con una escuela de educación especial, que son niños con diferentes discapacidades, ya sean intelectuales o físicas, y con un grupo de niños que tienen aptitudes sobresalientes”, adelanta Triana. En el mismo espacio se llevará a cabo la clausura, el domingo 21 a las 13:00 horas, con un programa de cinco cortometrajes: Sólo agua, Tono de gris, Nadador, Nuestra arma es nuestra lengua y Catch.

Las proyecciones de Divercine son abiertas al público en general, si bien el grueso de las audiencias lo constituyen los grupos de estudiantes de primaria que son acompañados por sus profesores. Estos docentes se vinculan previamente con los productores de Divercine, pues son instruidos en una dinámica según la cual incentivan a que los niños intercambien opiniones en torno a las películas que acaban de ver.

“La formación audiovisual de un niño debe ser no nada más sentarlo y que vea una película, sino que le quede algo”, opina el productor en Guadalajara.

“Es importante que los temas que se abordan en Divercine se aborden también en la escuela; en esta ocasión desarrollamos una guía didáctica para que el docente que va a llevar a los niños al cine trabaje uno de los temas que van a ver en los cortos”.

Algunas particularidades

En esta edición, los cortometrajes provienen de Ecuador, Argentina, Estados Unidos, Letonia, Uruguay, Colombia, Cuba, España, Holanda, Irán, México, Taiwán, Puerto Rico y Venezuela.

Los programas de cortometrajes no rebasan los 45 minutos en total con el fin de mantener la atención de los niños.

Las proyecciones en cualquiera de las sedes son gratuitas.

Guadalajara es la única ciudad subsede de México desde hace dieciséis años, con excepción de dos en que no se llevó a cabo. Otras subsedes son Rosario, Argentina; San Juan, Puerto Rico; Lima, Perú; y Santiago de Chile.

Artículo anteriorUdeG recibe escrituras del Hospital Civil de Guadalajara «Dr. Juan I. Menchaca»
Artículo siguienteImplicaciones de la inflación