Las marchas en Jalisco

890

Las marchas y manifestaciones que se realizaron en la capital de Jalisco en el mes de septiembre son una muestra de un tipo de ciudadanía que se expresa a través de la participación no convencional, de las demandas ciudadanas que no están teniendo un cauce institucional y la diversidad de identidades políticas.

Las marchas, manifestaciones o protestas son una forma de participación ciudadana importante en sociedades con falta de efectividad en la representación política. Según la Cuarta Encuesta Nacional de Opinión Ciudadana 2018, los ciudadanos mexicanos consideran en un 63 por ciento que el voto es poco o nada importante para decidir el destino del país, además, estiman en un 58 por ciento que los partidos políticos representan poco los intereses de la sociedad mexicana. En una sociedad desconfiada de las formas convencionales de participación, las protestas se convierten en un medio legítimo de presión para influir en las decisiones políticas.

Las marchas de septiembre pueden ser clasificadas, según los intereses que persiguen, en dos grupos: los conservadores y los progresistas. Los primeros intentan conservar cierto estatus de los rituales y normas jaliscienses, y los otros buscan cambiar la situación actual. En el primer grupo de conservadores se identifica la Marcha por las tradiciones del 5 de septiembre, manifestación a favor de las peleas de gallos y otras prácticas con animales. En esta marcha se presentaron de 700 a 800 asistentes, entre ellos taurinos, charros y galleros. Ellos demandaban al gobierno jalisciense que se permitieran las peleas de gallos, corridas de toros y la charrería, ya que son tradiciones de la región y una fuente importante de empleo. También en el grupo de conservadores se encuentra la Marcha por la familia del 21 de septiembre, cuyo número de manifestantes se calculó en 3 mil personas. En esta marcha convocada por el Frente Nacional de las Familias y el Consejo Interreligioso, se manifestaron en contra del aborto, del matrimonio entre personas del mismo sexo y la promoción ideológica del género en la educación básica.

En el grupo de los progresistas se clasifica la Marcha por el clima del 20 y 27 de septiembre. En ella participaron mayoritariamente niños, niñas, adolescentes y jóvenes, convocados por Fridays for Future y Acción Climática, cuyas principales demandas eran la declaración de emergencia climática, legislar para evitar los embates del cambio climático y tener una postura clara y firme contra lo que afecte el medio ambiente. En un tenor muy similar, el 21 de septiembre se manifestaron 300 ciclistas en la Rodada mundial sin auto, en busca de visibilizar y fomentar el uso de la bicicleta en la ciudad. También entre los progresistas, el 26 de septiembre, en la marcha por el quinto aniversario de lo sucedido en Ayotzinapa se manifestaron 100 personas, entre ellas estudiantes de la Normal de Atequiza, Frente Popular Revolucionario y militantes del Partico Comunista. Los manifestantes demandaban justicia y castigo a los culpables de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa. Por último, se organizó la Marcha a favor de la despenalización del aborto, realizada el 28 de septiembre, con la asistencia de 470 a 500 personas, integrantes algunas del Círculo Feminista “Las insolentes”, Ley Revolucionaria de las Mujeres y Mujeres Feministas. Ellas se manifestaron en pro del aborto libre y la educación sexual.

Las marchas del mes de septiembre muestran que en Jalisco hay dos polos de demandas, las que buscan conservar el estado de cosas actual y las que luchan por un cambio. Aunque los progresistas se expresan en más momentos y con una agenda diversa, los conservadores logran convocar mayor número de personas. Además, las demandas son conflictivas, producto de la diversidad política del estado; mientras que los taurinos, charros y galleros piden se conserven las prácticas de pelea con animales, niños y jóvenes exigen medidas para proteger el ambiente y las especies, entre ellas los animales. Asimismo, mientras que en una semana se exige la protección de la vida desde su concepción, en la siguiente se manifiestan en pro del aborto. Entre diversidad y conflicto las marchas en Jalisco muestran una caracterización de la ciudadanía que participa de manera no convencional.