La psicoterapeuta y el entorno de lo social

563

El cerebro, a lo largo de la vida, puede sufrir lesiones por traumatismos, accidentes, secuelas de tumores y hasta por factores como el estrés. Las secuelas pueden ser déficits motores, sensoriales y neurocognoscitivos, los que requerirán rehabilitación física y psicológica, por lo que la recuperación funcional dependerá del daño cerebral.
Las personas con daño cerebral podrán conocer una nueva propuesta de tratamiento de rehabilitación física de sus funciones perdidas y las posibilidades de recuperar sus funciones por daño cerebral, con la lectura del libro Aportes de la psicoterapia para la estimulación cerebral, rehabilitación física y emocional, de la psicóloga y psicoterapeuta Xóchitl Trillo.
“Es una guía práctica para estimular las neuronas y permitir que los procesos superiores corticales del hombre y cognoscitivos se desarrollen mejor. Por ejemplo, el aprendizaje, la inteligencia, atención o memoria. Además de ser útil para el enfermo, ayuda a los familiares y sirve como información para especialistas”.
Las lesiones cerebrales también son conocidas como infartos cerebrales o embolias. La autora decidió escribir el texto después de una experiencia personal. “Tengo una discapacidad en recuperación, por lo que todo comenzó por mi propia necesidad de saber cómo facilitar mi recuperación”.
Añadió que el evento vascular cerebral (o hemorragia) ocurrió el 11 de marzo de 1998 y tiempo después comenzaron a manifestarse las secuelas.
“Deseé que existiera algún manual de orientación para atender mi nueva situación física. Entonces, en el entrenamiento como psicoterapeuta, conocí la PNL (programación neurolingüística) y experimenté, en el curso práctico, técnicas y ejercicios para equilibrar los hemisferios cerebrales. Pensé que si se podían equilibrar los hemisferios cerebrales, reaprendería las funciones perdidas. Intuí que debía incluir a mi inconsciente para lograrlo, aplicando mis conocimientos e investigando más al respecto, sin dejar a un lado el método de rehabilitación, que consistió en la constancia al ejercitar ambos lados para el reaprendizaje de funciones”, apunta la autora en la publicación.
Trillo concluyó que en el proceso de rehabilitación se necesita orientación de tres tipos: la fisiología, la psicología y la espiritual.
El libro, además de ser un soporte psicológico para la rehabilitación, constituye una guía práctica para cualquier persona, para ejecutar habilidades mentales cognitivas, emocionales y de adaptación al entorno interpersonal.
Este libro fue presentado en el marco del Día del psicólogo, celebrado el 20 de mayo, en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), como parte de las actividades que el Departamento de Clínicas de Salud Mental preparó para reflexionar sobre la importancia de esta especialidad.
La especialista comentó que en la sociedad actual se vive con mayor temor por la inseguridad, por lo que es fundamental el papel y trabajo del psicólogo.
“Desde mi experiencia personal, considero que la sociedad en general nos considera importantes para su bienestar y equilibrio emocional. Antes, tal vez ni siquiera consideraban una terapia, porque era, en su creencia, aceptar que estaban locos”.
La psicoterapia se enfoca a desvanecer o evitar el sufrimiento humano y todos aquellos síntomas que puedan ocasionar un malestar.
“Si queremos evitar el sufrimiento humano, un psicólogo nos ayudará a conocer las herramientas que nos permitan evitar conductas que nos llevan a sufrir”.

Artículo anteriorLos rituales del headbanging
Artículo siguienteLa Jalisco una colonia a la deriva