La historia de Madison

    282

    En un mural realizado con la técnica de acrílico sobre madera en una dimensión de 14 metros cuadrados, José Guadalupe Ríos Córdoba, docente del Centro Universitario de los Altos y de la Preparatoria Regional de Tepatitlán, plasmó la historia de Madison, capital del estado de Wisconsin y se convirtió en el primer latinoamericano en realizar un mural en un edificio público de Estados Unidos.

    Durante 33 días, Ríos Córdoba se dedicó a estudiar la historia de Madison a través de libros y  relatos de los ciudadanos, “lo que me permitió hacer un resumen de lo más representativo y un boceto en el que de forma matemática trazo líneas primarias, secundarias y terciarias para la composición poliangular, que apreciara desde todos los ángulos y tuviera la sensación de movimiento”, detalló el artista.

    El mural Bring Madison’s history to life, pintado en el Palacio Municipal de Madison retrata los aspectos más simbólicos de la ciudad. En primer lugar se encuentra su fundador, James Duane Doty, quien logró que Madison fuera nombrada capital de Wisconsin cuando la ciudad aún no era creada y únicamente existían los planos; Robert M. Lafolette, uno de los gobernadores más progresistas en el campo de la educación; la benefactora  y fundadora de un orfanatorio para los hijos de padres que murieron en la guerra civil, Cordelia Harvey; el piel roja que luchó por los derechos de los indios Waukon DeCora; el primer ambientalista que se opuso a la tala inmoderada de árboles, Aldo Leopold; el arquitecto Frank Loyd Write, quien influyó en el estilo arquitectónico de la ciudad; y el inventor Stephen Babcock, quien en el siglo XIX revolucionó la industria de la leche con un aparato que medía la grasa en el líquido.

    Finalmente, cerca de los personajes se ubica el actual escudo de la Universidad de Wisconsin, un águila real, el Monumento a la Vaca —ya que la industria lechera es la principal fuente económica en la región—, y dos pergaminos con las fechas 1836, cuando tuvo lugar la fundación de la ciudad, y 1948, cuando se fundó la universidad.

    “En Madison han continuado las manifestaciones a favor de la paz, de los derechos humanos y de la ecología. Por ello plasmé a una mujer vestida de blanco con la balanza de la justicia, pero en lugar de ponerle una venda en los ojos y una espada le puse un libro, porque considero que ya no debe ser una justicia represiva sino reivindicativa”, mencionó el muralista, y añadió que dibujó a todos las grupos étnicos que habitan en Madison, “lo que ha propiciado que sea una sociedad muy diversa y por lo tanto no exista la discriminación”.

    La obra, inaugurada el 18 de agosto por el alcalde de Madison, Paul Soglin, representó para el muralista “una experiencia muy satisfactoria, porque tuve la oportunidad de expresarme libremente”.