La cultura y sus malquerientes

    388

    Si las palabras no hacen el amor, sino la ausencia, como dice la poeta uruguaya Cristina Peri Rossi, la inasistencia de los candidatos del PRI, PAN y PRD a la presidencia municipal de Guadalajara al foro sobre políticas públicas municipales para la cultura, organizado por iniciativa ciudadana, probó ser una ausencia al cuadrado.
    Yolanda Zamora, periodista cultural con 25 años de experiencia en la ciudad, no dejó de señalar la importancia de dichas ausencias. “Me parece claramente sintomático el hecho de que de siete candidatos invitados, solamente haya tres presentes. Esto pone sobre el mantel la descalificación de la cultura por parte de la política. Me llama la atención que los candidatos, en general, en sus campañas, difícilmente mencionan a la cultura. Se habla de la basura, de la inseguridad, de diversos problemas, etcétera. Van y vienen esos lugares comunes de la retórica política. Pero, ¿qué pasa con la cultura?”, dijo la periodista antes de dar paso a la presentación de las propuestas de los seis partidos representados en la mesa.
    Más allá de las ausencias, las propuestas de los principales partidos giraron en torno a la ampliación de la cobertura cultural en la ciudad, a través de la infraestructura municipal.
    Con un enfoque similar, las diferencias de los partidos mayoritarios residieron en el cómo. Para el PRI, la ampliación de la cobertura debe partir de la conversión de espacios públicos en lugares con vocación cultural, a manera de foros. En la propuesta del PAN resalta la iniciativa de promover en cada una de las 550 juntas de colonos de la ciudad un vocal de cultura, que sea el portavoz de las necesidades del lugar ante el ayuntamiento. El PRD propone la creación de una “Cruz cultural”, que abarque los ejes La Barranca-exEstación de trenes y Glorieta Minerva-Hospicio Cabañas, además de crear una oficina de apoyo al cine y video.
    La propuesta más concreta provino del candidato de Convergencia, quien delineó la creación del Comuculta (Consejo Municipal de la Cultura) como un organismo público descentralizado de la administración local y cuyo director sería nombrado por un consejo, luego de una convocatoria abierta. A dicha propuesta se sumaron los candidatos del Partido del Trabajo y Socialdemócrata.
    La comunidad cultural también se pronunció por la participación ciudadana vía órganos de consulta. Jorge Triana, promotor cultural y uno de los organizadores del foro, se dijo satisfecho. “Se me hace interesante que ante el actual escenario de fricción entre algunos partidos, se haya dado este ejercicio de civilidad”.

    Artículo anteriorFernando Montiel Klint
    Artículo siguienteDe todo corazón