La apuesta por la independencia

298

Cynthia Delgado y Juan Méndez son una joven pareja que se enfrenta a los mismos debates que cualquier treintañero en México. Sin embargo, ellos, además de preocuparse por establecerse con las dificultades de la vida en común, a su historia amorosa han sumado apuestas que les hacen distintos; la principal: vivir del circo. “Bravísimo” es el nombre de su compañía circense, en la que crean espectáculos principalmente de clown y malabares. El horizonte se fue extendiendo y en 2011 se aventuraron en la organización del festival de circo Barullo, que creció y se convirtió en Periplo, como hoy le conocemos. El trabajo de gestión resulta fundamental y ocupa los días de esta pareja que luego de lidiar con las complicaciones de hacer del hogar una oficina, decidieron abrir un espacio que además de permitirles ocuparse de los distintos aspectos de promoción y obtención de recursos de la que ahora es una Asociación Civil, posibilitara la presentación de sus propios trabajos, así como la programación de otras agrupaciones de artes escénicas.  Así nació Foro Periplo, espacio que cumple su primer año de vida y cuya celebración, el pasado fin de semana, integró dramaturgia, teatro, circo y música.

En un contexto en el que la presentación de un espectáculo escénico en un foro institucional puede resultar oneroso y está limitado a un número reducido de funciones, Foro Periplo aparece como una opción no sólo para la presentación de espectáculos, sino también como un espacio para la creación y el intercambio. Sin embargo el precio de la independencia es también alto y lo vemos al recordar las salas independientes que han cerrado en los últimos años en Guadalajara. Al respecto Juan explica que “entendemos como foro independiente un espacio dedicado a la presentación de actividades artísticas y culturales cuyo manejo o financiamiento no depende de alguna institución pública. Eso es Foro Periplo, por ello tenemos libertad total para programar y organizarnos. Hasta ahora en materia legal y administrativa nos ha ido bien. Fuimos afortunados al abrir en un espacio que ya tenía historia como bar y centro cultural, por lo cual tanto la licencia como el uso de suelo ya tenía antecedentes. El resto de los trámites que hacemos son más que necesarios pues nos obligan a tomar cursos de protección civil que permite un buen funcionamiento de nuestro espacio y brindar la seguridad básica a los asistentes”.

Para Cynthia y Juan, Foro Periplo es distinto a su propia compañía. Si bien el circo es su especialidad y concentra sus intereses artísticos, dirigir un foro requiere de una visión mucho más integral que permita su sostenimiento a partir de planes programáticos y económicos: “Nos interesa que los productores, de todas las disciplinas, consideren este foro como viable para realizar proyectos y que con ello atraigan a su propio público. Para nosotros es fundamental estar conectados con distintas manifestaciones culturales y artísticas y así programar actividades diversas durante todo el mes. A lo largo de este año la convivencia disciplinar ha sido buena y nos hace pensar que debemos mantenerla, pues hay intercambio de públicos y también se da una positiva sinergia entre proyectos. Tenemos la intención de que este año que inicia podamos integrar propuestas de cine, medios digitales, diseño y moda”.

El camino de Foro Periplo apenas inicia, Cynthia y Juan lo saben, y con una formalidad que no es usual en jóvenes artistas, se concentran orgullosos en mantener asegurada la ruta de la independencia, reconociendo los riesgos y compartiendo generosamente un Foro digno a nuestra ciudad.