Jhonatan Madrigal

896

Drömma significa sueño en sueco, y es la obra de teatro escrita, dirigida y producida por Jhonatan Madrigal, que se presenta en el Teatro Diana del 3 al 11 de abril. Para el también actor egresado de la Universidad de Guadalajara, la idea de este trabajo surge a partir de una bitácora de sus sueños que siempre “han sido densos”, y que se suceden en su mayor parte en Suecia a pesar de nunca antes haber estado ahí, con personajes que llevan nombres que aluden a la vida, la muerte, la pasión y la inocencia. Sueños que van de “lo bizarro a lo sexual y lo animal”, en un montaje donde además del texto narrativo y su actuación, se involucra la música, la pintura y la danza.

Escenarios
Es otro mundo, otra gama de posibilidades, una puerta para que el espectador pueda afrontar sus miedos, pueda realizarse, transformarse. El teatro está evolucionando en Guadalajara con las compañías independientes, con los grupos colectivos que tratamos de que no muera el teatro, por leyes, reformas; tratar de hacerlo independiente, en lugares alternativos, para que tome más auge, estamos en pañales todavía en comparación de otros estados y países.

El sueño
Yo era feliz siendo actor y lo soy. No creo en la autodirección, me apasiona mucho la actuación, y este primer lanzamiento como director me da una perspectiva totalmente diferente; el estar del otro lado y ver a los actores me hace entender a mis maestros y directores cuando me pedían algo, y contemplas todo el universo teatral. En el teatro materializa todo lo que quieres, en él desfogas cosas o te las revela, contemplas lo que quisieras vivir, es como hacer arte, te abres a otro mundo, te expresas y encuentras lo que en lo terrenal no hallas. Apuesto porque el teatro sea multidisciplinario, que se nutra de las artes hermanas, así da más. Encuentras cosas muy ricas que por más que le pidas a un actor no te las puede dar si no tiene esos elementos. Se abona para poder acrecentar la psique de la obra de manera estética y simbólica.

Estética y motivación
Desde la infancia, recuerdo los festivales, las obras. Era muy quisquilloso con los vestuarios, con los textos, me gustaba estar al frente y comunicarme, los mismos maestros vieron en mí ciertas capacidades. Luego de grande estudié. Es otra forma de expresión humana. Busco lo grotesco, lo transgresor, lo incómodo, pero también lo poético. La belleza en la fealdad, por más cruda que sea.

Aportes
El ser humano necesita y quiere ser escuchado; tener una voz propia, y el teatro te la da, es un ego pero se encamina para bien, hacia una reflexión e introspección del espectador, para que cambie o al menos se cultive en el arte, por ello se vuelve equilibrado. Acervo, una visión distinta de la realidad que se vive, una identificación con la historia y la posibilidad de cambiar la concepción de la vida con el arte. Alejarse de lo que nos distrae de nuestro crecimiento como personas. Tiene fines didácticos, por el peso que posee. Hace ver al ser humano en su concepción más pura, si bien en otras artes se muestra la expresión de alguien, ésta se plasma en algo, pero no lo ves a través del propio ser humano, no lo ves cómo se mueve durante la ejecución, ves una figura, pero no el proceso; en teatro ves el producto terminado y ves al actor desgastándose, sufriendo, resolviendo.

Artículo anteriorLiderazgo cultural
Artículo siguienteIncendios forestales