Jaramar presenta Desierta piel

    230

    Cantante, artista plástica, actriz, poeta, serán las facetas que Jaramar Soto plasmará en el espectáculo multidisciplinario Desierta piel, a estrenarse el viernes 25 de febrero, a las 20:30 horas, en el teatro Diana.
    Los elementos visuales que complementan las presentaciones de la cantante no serán la excepción, para esta ocasión enriquecidos para presentar “un espectáculo dramático e intenso”, en que la monja Mariana Alcoforado hablará a través de su voz.
    La artista originaria del Distrito Federal, pero quien radica en Guadalajara desde hace mucho tiempo, estará acompañada por una banda en vivo, para interpretar canciones adaptadas de los textos de Alcoforado, lo que implicó la investigación de las formas musicales y estéticas del siglo XVII.
    Desierta piel se remonta años atrás, cuando las cartas de la monja portuguesa –publicadas por primera vez en Francia en 1669–, inquietaron a la cantante. Después Jaramar retomó de ellas la historia de un amor no correspondido y el recuerdo de una pasión que nunca fue.
    El deseo de hacer algo con esos manuscritos surgió de la identificación con lo escrito ahí.
    “Mi trabajo es el camino que he encontrado para crecer, conocerme y explorarme con más matices. El contenido de estas cartas, como una reflexión acerca de lo que es sentir la pasión y el rol de la mujer que pierde cosas que ama, me atrajo, y quería hacer algo”.
    A partir del texto Jaramar invitó a artistas de distintas disciplinas, para realizar junto con ellos un espectáculo que evocara las emociones de Alcoforado, a través de abstracciones simbólicas de sus escritos.
    En el proyecto unieron sus talentos Natalie Braux (composición y arreglos), la escritora y poeta Karla Sandomingo (textos, letras y adaptación), el director de teatro Miguel Lugo (dirección escénica) y el artista plástico Víctor Guzmán (instalación y vestuario), entre otros.
    El resultado: un espectáculo artístico en el que los elementos vocal y corporal sirven de guía en el recorrido de los sentimientos de la monja, tales como la nostalgia, la irá, el dolor, el deseo, la ausencia, y finalmente la paz.
    El trabajo no fue sencillo. “Generalmente el artista crea en soledad, y en este caso tuvimos que negociar mucho todas las partes”, reflexiono Karla Sandomingo.
    Víctor Guzmán se enfrentó con la necesidad de inyectar intensidad al personaje de Alcoforado, a través de la instalación y el diseño de vestuario, no de manera literal.
    “Las prendas tenían que ser una extensión de la piel de Jaramar, no algo que ella sintiera artificioso y que le restara expresión, intensidad y fuerza”.
    El resultado se desvelará en los escenarios del Diana para quienes, junto con Jaramar, revivan la historia de amor y dolor de la monja Alcoforado.
    Después del estreno de Desierta piel, el siguiente paso es la producción audiovisual en DVD, además de que el espectáculo será presentado el 14 y 15 de mayo en el teatro de la Ciudad, en México, D. F. y luego en Lagos de Moreno, sin fecha confirmada aún.