Foto: Adriana González

Primer Plano

Adiós a un gran médico y humanista


UdeG reconoció la impecable trayectoria y aportes científicos del doctor Francisco Alfaro Baeza en una ceremonia realizada en el Paraninfo

Por Julio Ríos
7 Octubre 2019

Mentor de más de 50 generaciones de médicos, cuyos sueños se plasmaron en grandes avances para esta institución y los Hospitales Civiles de Guadalajara (HCG), Francisco Alfaro Baeza, Maestro Emérito de la Universidad de Guadalajara, fue despedido el lunes pasado por familiares, amigos y comunidad universitaria, en un homenaje póstumo en el Paraninfo Enrique Díaz de León.

“En medio de la tristeza que nos causa la partida del doctor Alfaro Baeza, la UdeG le reconoce su impecable trayectoria profesional, sus trascendentales aportaciones al campo de la salud y los beneficios que proporcionó a través de su práctica profesional, mismos que se extienden a la población en general. Descanse en paz...”, dijo el Rector General de la UdeG, Ricardo Villanueva Lomelí.

Alfaro Baeza fue uno de los investigadores más prominentes de la Universidad, impulsor de la maestría y el doctorado en Ginecología de esta Casa de Estudio y promotor de convenios de colaboración con la universidad estadounidense Johns Hopkins, además de participar en el equipo de trabajo que logró el nacimiento del primer bebé mexicano por fertilización in vitro.

“...recordamos a ... un universitario en toda la extensión de la palabra, quien durante más de 50 años estuvo vinculado a la Universidad de Guadalajara como docente, investigador e impulsor de estudios especializados. Destaca su trabajo en el Hospital Civil, institución hermana de la UdeG, donde promovió la incorporación de los últimos adelantos en el campo médico a los servicios prestados por este nosocomio, y la creación de programas enfocados en la especialización médica”, añadió Villanueva Lomelí.

Se realizaron varias guardias de honor en la ceremonia. La primera estuvo integrada por el Rector General, Ricardo Villanueva Lomelí; el Vicerrector Ejecutivo, Héctor Raúl Solís Gadea; el Secretario General, Guillermo Gómez Mata, y el director general del Hospital Civil, Jaime Andrade Villanueva.

La segunda y tercera por rectores de centros universitarios y los directores de los hospitales civiles de Guadalajara, y la cuarta por funcionarios de la administración central y directivos de la UdeG, además de una guardia integrada por sus familiares.

“Recordamos siempre su personalidad como el gran médico humanista, cabal y de profundo espíritu al servicio de su semejantes; médico admirable que representa a uno de los más grandes hombres de la academia y la ciencia con la más alta capacidad y humanismo a toda prueba entre la comunidad médica y académica en la historia de los hospitales civiles y de la Universidad de Guadalajara”, declaró Jaime Andrade Villanueva.

El rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS), José Francisco Muñoz Valle, dijo que el doctor Alfaro Baeza siempre buscó que sus alumnos lo superaran profesionalmente, lo cual demostraba su humildad y amor por la enseñanza.

“Gracias a ello nos ha dejado un legado de grandes médicos y científicos, los cuales, estoy seguro, mantendrán siempre vivo el espíritu visionario y dadivoso del doctor Alfaro Baeza. Él nos dejó un amplio legado bibliográfico en áreas de la ginecología y el cáncer de cérvix, sin minimizar que nos heredó un semillero de grandes académicos que se formaron a su semejanza con una alta calidad académica y humana”, indicó.

Manuel Alfaro Lozano, nieto del homenajeado, dirigió unas palabras en las que destacó la entereza y la bondad de su bondad.

“Cumpliste cada día tus metas, no hay pendientes. Nos hiciste inmensamente felices. Jamás se borrará la huella en nuestros corazones, ni en los pasillos del Hospital Civil ni de la UdeG”, indicó.

Francisco Alfaro Baeza

Obtuvo el título de Médico Cirujano y Partero de la Facultad de Medicina, de la Universidad de Guadalajara, en 1951; la especialidad, la maestría y el doctorado en Ginecología en esta Casa de Estudio y en la Universidad Johns Hopkins. Es fundador de la maestría y el doctorado en Ginecología de la UdeG. Fue director de la Escuela de Graduados.

Fundó, además, el Servicio de Endoscopía Ginecológica en el Hospital Civil Fray Antonio Alcalde, la residencia en la misma especialidad, y logró su internacionalización al conseguir que la Universidad Johns Hopkins designara al Hospital Civil como Centro Internacional de Adiestramiento de sus programas educativos de alta especialidad en endoscopía ginecológica.

Fue pionero de la laparoscopía ginecológica operatoria mexicana. En la transmisión de imágenes de un procedimiento endoscópico en vivo, desde los quirófanos del HCG a Europa y Sudamérica, obtuvo mucho éxito. Fundó la Unidad de Informática Clínica del Servicio de Ginecología, conectada a Bancos de Datos internacionales. Es autor del primer Expediente Clínico Electrónico del Occidente del país (DataLap 7) para el Servicio de Endoscopía Ginecológica de la unidad Fray Antonio Alcalde.

Fue invitado por universidades de 14 países para impartir cursos y demostraciones quirúrgicas sobre laparoscopía ginecológica. Representó al hemisferio occidental en la Reunión Asiática Safety of Voluntary Surgical Contraception, Report of an Expert Commitee, en Manila, Filipinas.

Colaboró con Howard Jones, Aníbal Acosta y Efraín Pérez Peña en lograr el primer bebé de probeta mexicano.



Nota publicada en la edición 1032