Foto: Cortesía

Medio ambiente

Mosca blanca una plaga mundial


Especialistas universitarios desarrollan un hongo que podría combatir su proliferación

Por Laura Sepúlveda Velázquez
12 Agosto 2019

La mosca blanca se ha convertido en el principal enemigo de los horticultores a nivel mundial. Este insecto, perteneciente a la familia de los homópteros, cuenta con dos pares de alas y con un tamaño de un milímetro.

Algunos estudios señalan que existen mil 500 especies de este especímen, que se alimenta de más de 500 plantas distintas.

El profesor investigador del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), José Gustavo Enciso, quien se dedica a cultivar plantas ornamentales como Nochebuena y otro tipo de especies, recordó que fue en los años 80 cuando tuvo los primeros acercamientos con este insecto.

“Para la mosca blanca su hábitat es la planta, se alimenta de ella y además es su incubadora, pone sus huevos y al picarla le succiona la savia, y a veces son tan abundantes que la matan. Además, cuando pica una planta que tiene algún virus, al picar otra se lo inyecta, es decir es un vector, un transportador de enfermedades”.

Entre los tipos de esta mosca más agresivos destacan Bemisia tabaci y Tetraleurodes acaciae, las cuales provocan mucho daño y son una de las principales plagas a nivel mundial, que han causado pérdidas económicas en Estados Unidos y Europa ya que es muy difícil de controlar.

Explicó que uno de los problemas para su control es que se han hecho resistentes a algunos insecticidas.

“La mosca al recibir el insecticida tiene la cualidad de eliminar ese elemento que la va a atacar, o de desarrollar en su metabolismo la manera de neutralizar la molécula que los científicos idearon para paralizarla o interrumpir las conexiones nerviosas, y se hacen resistentes. Una mosca puede poner 300 huevos y se pueden presentar diez generaciones de moscas por año”.

En cuanto a las acciones de las autoridades fitosanitarias dijo que se cuenta con una alerta y un programa de control de mosca blanca, no sólo en México, sino en todo el mundo.

Sin embargo, “hay una preocupación por no excederse en la aplicación de insecticidas, lo que puede afectar a otras especies como las abejas”.

Dijo que uno de los sectores más afectados es el de la producción de nochebuena, que se dan en un ciclo corto y que tienen una importancia económica.

Explicó que como parte de un trabajo de tesis, actualmente llevan a cabo una investigación para buscar alternativas para el control de este insecto.

“Nosotros lo que estamos utilizando es un hongo que infecta la mosca blanca, denominado Beauveria bassiana, lo estamos aplicando sobre la planta, la mojamos con el hongo disuelto, hay varias dosis que estamos probando para que se mojen los huevos de la mosca y que el hongo crezca en esos huevos y los mate”.

El siguiente paso de la investigación será realizar el análisis estadístico para conocer qué tanto controló el hongo el desarrollo de la población de la mosca.

“Es una plaga muy difícil de controlar, nada la va a detener. En mes y medio tendremos los resultados de los análisis y, después, si estos son favorables, vamos a sustituir la utilización de insecticidas por el hongo y a hacer un trabajo de divulgación de los resultados, además de compartir la información con los horticultores”.



Nota publicada en la edición 1024


Otros temas de interés