Foto:

Opinión

¿Por qué deberíamos preocuparnos por la desaparición de las abejas?


Por Brenda Luna Chávez / Ruth Padilla Muñoz
3 Junio 2019

Hace unos días se celebró el Día mundial de las abejas, un tema relevante porque desde hace meses hemos venido escuchando con frecuencia en medios de comunicación el grave problema que representa la continua desaparición de estos insectos polinizadores, cuyo papel es fundamental en los ecosistemas, ya que sin ellos el equilibrio de la vida podría verse seriamente afectado.

El Día mundial de las abejas se celebró por primera vez el 20 de mayo en 2018, fecha que no es casual, ya que se eligió para que coincidiera con el cumpleaños de Anton Janša, un pionero de la apicultura moderna de Eslovenia.

Múltiples representantes de organizaciones internacionales han alertado sobre los problemas que se presentarían por la disminución de las abejas, entre ellos el director General de la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación (FAO), José Graziano da Silva, quien en un mensaje con motivo de este Día señaló que “la ausencia de abejas y otros polinizadores eliminaría el café, las manzanas, las almendras, los tomates y el cacao, por nombrar sólo o algunos de los cultivos que dependen de la polinización. Los países deben cambiar a políticas y sistemas alimentarios más amigables y más sostenibles para los polinizadores”.

Según la FAO a nivel mundial una tercera parte de los alimentos dependen de las abejas, es decir, un 90 por ciento de las plantas silvestres con flor. Sin embargo, son múltiples  las amenazas que están ocasionando la degradación de sus hábitats, entre ellas se encuentra el cambio climático, el cambio en el uso de suelos, las especies invasoras, las prácticas agrarias y el uso de plaguicidas,u que no sólo se asocia a la desaparición de las abejas, sino también a la de otros insectos. A esta larga lista también se agrega la urbanización de los terrenos e incluso se ha señalado que la contaminación electromagnética forma parte de las causas del declive de millones de abejas.

En el caso de México, hay cerca de dos millones de colmenas y más de 43 mil apicultores, según datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (SADER), por un promedio anual de producción en los últimos cinco años de 57.9 mil toneladas, lo que ubica a nuestro país en el séptimo lugar como productor de miel a nivel mundial.

Según el informe Alimentos bajo amenaza de Greenpeace, se calcula que “el valor económico de la labor de polinización de las abejas y otros polinizadores para la agricultura es de 256 mil millones de euros anuales en todo el mundo, 22 mil millones para Europa y más de 2 mil 400 millones de euros para España”.

La realidad es que no es un problema sencillo de solucionar, ya que son diversas las dificultades que existen para cambiar la situación, principalmente porque no hay un único causante, pero algunas de las soluciones para revertir este problema, según los especialistas, son realizar periódicamente un monitoreo de la población de abejas y colmenas y mantener el control de plaguicidas.

El valor monetario que representan las abejas es grande, pero mucho más importante es el rol que desempeñan en la naturaleza, podemos poner de nuestra parte consumiendo recursos de manera sustentable, porque perder los ecosistemas nos afectará a todos. Las terribles consecuencias de haber agredido tanto al planeta nos tienen al borde del caos, por si todavía no creemos en el cambio climático, en el resultado desastroso de la urbanización excesiva, del uso de plaguicidas y sustancias nocivas en la agricultura y de nuestra personal irresponsabilidad, basta con salir a las calles de la Zona Metropolitana de Guadalajara y sufrir las consecuencias de las acciones humanas sobre el medio ambiente, afecciones respiratorias y oculares, alergias e infecciones por citar solo algunas. Si cuidamos entre todos a la naturaleza, las abejas podrán seguir con su incesante labor de polinización y producción de miel y nosotros seguiremos vivos en un planeta más habitable.



Nota publicada en la edición 1016