Foto: Archivo

Ensayo

Las profesiones y la ciencia


Por Cuauhtémoc Mayorga Madrigal
25 Marzo 2019

…no hay un criterio de demarcación que nos permita distinguir con claridad entre lo que es ciencia y lo que no lo es

Iker Pulido

Durante la primera semana del mes marzo, el ahora maestro en Estudios Filosóficos, Iker Pulido, presentó su tesis de grado en donde indaga sobre el carácter científico de la medicina. Si bien, preguntarnos ¿es la medicina una ciencia? hace referencia a una profesión en particular, la misma pregunta puede ser planteada en otras profesiones tales como la arquitectura, el derecho, las matemáticas, la historia, la filosofía, la administración, la informática, la odontología, etcétera.

La noción de ciencia goza de un gran prestigio, por lo anterior, resulta común que muchos saberes o actividades pretendan ser cobijadas con dicho concepto en la procuración de su credibilidad y respeto. Pero no basta con predicar la noción de científico a un saber o profesión, para que lo sea. En este sentido, para aceptar como verdadera la afirmación: “La biblioteconomía es una ciencia” sería necesario, como mínimo, saber previamente lo que entendemos por “biblioteconomía”, que significa la noción de “ciencia” y que, en la afirmación presentada, la noción de “ciencia” sea una propiedad característica de la biblioteconomía. Por lo anterior, si no tuviéramos claridad en lo que significa biblioteconomía y lo que significa ciencia, resultaría muy difícil saber si la biblioteconomía es una ciencia. 

Refiriéndolo al caso de la investigación anunciada, se muestra que hay diferentes maneras de entender la medicina; así, por ejemplo, se habla de medicina alópata, homeopática, naturista, tradicional, ayurveda o acupuntura, entre otras, donde cada una, para sí, llega a reclamar el reconocimiento de su calidad científica. Lo anterior implicaría que si reconocemos diferentes procederes que reciben el nombre de medicina, no habría certeza en saber si la cualidad de científica puede ser predicada de todas ellas o tendrían que excluirse algunas; por lo anterior se hace indispensable lograr certeza en lo que entendemos por ciencia.

Así pues, si queremos suponer que un saber o profesión tienen la cualidad de ser científica, convendría comenzar comprendiendo el concepto de ciencia. En este tenor, presento con algunas propuestas destacadas:

1. “Actividad que busca conocimientos que tengan la posibilidad de ser verificados empíricamente”. Si esta definición es pertinente, entonces enfrentamos distintos problemas: a) tendríamos que dejar fuera del ámbito a todas las llamadas ciencias históricas y humanas, b) lo mismo pasaría con la lógica y las matemáticas y con todas aquellas propuestas de las ciencias naturales que realizan un trabajo fundamentalmente teórico en la búsqueda de explicaciones de la realidad. c) Sí los principios científicos se soportasen en la experiencia, pero los datos de la experiencia se obtienen de casos particulares, entonces la pretensión de la ciencia sería improbable ya que sería irrealizable la verificación empírica de todos los casos posibles.

2) “Actividad que busca conocimientos que tengan la posibilidad de ser confirmados empíricamente”.  Con esta alternativa se esquiva el problema de tener que soportar toda proposición científica en todos los posibles datos empíricos, sin embargo, las disciplinas cuyas proposiciones no apelan a la experiencia siguen quedando excluidas de ser ciencias, pero, además, algunas nociones utilizadas tales como evolución, tiempo, o causalidad tendrían que quedar fuera de la explicación científica ya que no tienen un referente empírico.

3. Un tercer supuesto sugiere que “una proposición científica será admitida mientras no se presente un dato que la refute”. Esta alternativa parece salvar algunos problemas que presentan las anteriores alternativas, pero persiste la exclusión de las disciplinas y profesiones que no basan sus saberes en la experiencia ya que no podría generarse datos refutadores, además de que las nociones no empíricas que utilizan las ciencias de la naturaleza, no tendrían posibilidad de ser refutadas.

Las profesiones y disciplinas en de las universidades tienen la pretensión de generar proposiciones que sean reconocidas como científicas, pero lograr acuerdos sobre lo que ha de ser admitido como científico no parece quedar claro. Por lo anterior, una alternativa provisional para las actividades intelectuales que se realiza en los ámbitos de investigación podría consistir en generar proposiciones fundamentadas, muy resistentes a las posibles refutaciones y sin importar demasiado la aspiración a ser condecoradas con el nombre de científicas.



Nota publicada en la edición 1008


Otros temas de interés

10 / Junio / 2019

3 / Junio / 2019

27 / Mayo / 2019

20 / Mayo / 2019

13 / Mayo / 2019

6 / Mayo / 2019

8 / Abril / 2019