Foto: Noé Darío Mora Medina

Valles

LEAL, espacio de aprendizaje y conexión con el entorno


El Laboratorio Educativo al Aire Libre contará con 3.5 hectáreas para el desarrollo de proyectos educativos, sociales y tecnológicos

Por Luis Alberto Ávila
11 Febrero 2019

El Centro Universitario de los Valles (CUValles) pondrá en marcha el Laboratorio Educativo al Aire Libre (LEAL), espacio multitemático para la creación y desarrollo de la práctica de estudiantes y académicos en vinculación con su territorio, es decir, para la generación de iniciativas que respondan a las necesidades educativas, sociales, tecnológicas y económicas de la región.

Para ello, LEAL estará integrado por más de 20 proyectos diferentes, agrupados en tres áreas, una productiva, otra recreativa y una más dedicada a las tecnologías.

El área productiva contará con proyectos como la operación de un huerto universitario, un espacio dedicado para el compostaje de residuos y lombricomposta, otro más para la producción de especies menores, además de una zona dedicada a la acuaponía para la producción de peces y vegetales, señaló Leobardo Padilla Miranda, responsable de sustentabilidad del CUValles.

Por su parte, el área recreativa contempla proyectos como una farmacia viviente, un jardín botánico de agaves, cactus y suculentas, así como una zona dedicada a la práctica del turismo alternativo, a través de un área para campismo y un muro de escalada. Mientras que el área de tecnologías prevé una estación de drones y un observatorio.

En total son más de tres hectáreas para la aplicación práctica de los estudiantes de los diferentes programas educativos que integran al centro universitario: “En el área productiva pueden participar estudiantes de nutrición, agronegocios y mecatrónica; y en lo recreativo los estudiantes de turismo, por mencionar algunos ejemplos”, comentó Padilla Miranda.

 

Proyectos
Lombricultura: El cultivo de lombriz es la forma más amigable con el medio ambiente de producir abonos naturales sólidos (humus) y líquidos (foliares) a través del reciclaje de residuos orgánicos.

Por medio de biotecnologías como la lombricultura se puede garantizar una descontaminación de los residuos orgánicos que se producen en el Centro Universitario y a la par producir abonos para la fertilización y mantenimiento óptimo de las áreas verdes y para los cultivos educativos del propio laboratorio.

Acuaponía: Es un sistema sustentable de producción de plantas y peces en un mismo espacio. La idea es muy sencilla, se crían peces en un estanque y el agua de dicho estanque se utiliza para alimentar un sistema de riego hidropónico. El resultado es agua limpia para los peces y fertilizante para las plantas.

Este tipo de sistemas aprovechan al máximo el agua, el espacio y los desechos generados, lo que lo convierte en una forma de producción sustentable para el ambiente.

Farmacia Viviente, educación para la vida sustentable: Complemento agroecológico de LEAL que contribuye al objetivo de crear un microclima amigable en el Centro Universitario en mediano y largo plazo, el cual recuperará especies botánicas útiles de uso medicinal de la región Valles.

La farmacia viviente será un espacio de capacitación para la transmisión de saberes tradicionales sobre el uso y manejo de plantas medicinales, cuyo propósito es preservar conocimientos locales y en la medida de lo posible contribuir en la calidad de vida de hombres y mujeres de los pueblos de la región.

Casa sombra de producción de especies locales (endémicas): Apoyará de manera directa la reproducción de especies nativas que formarán parte del proyecto Arboretum. Tiene como función evitar el golpe directo de los rayos solares, controlar la cantidad de luz, mitigar los niveles de temperatura y a la par ayudar a proteger de cierto tipo de insectos, lluvia, viento, polvo y granizo el proceso de germinación de las especies a reproducir.

Huerto orgánico universitario “Cultiva lo que comes  en  CUValles”: Es un recurso que funge como escenario generador de aprendizajes relacionados con las problemáticas ambientales, la soberanía alimenticia y como contexto para conocer y vivir personalmente la producción de alimentos; misma que conlleva a conectar con la tierra, comprender los ciclos de producción e implementar cualquier conocimiento adquirido en la universidad o en la vida diaria para producir alimentos propios.

Los anteriores son tan solo una parte de los proyectos que albergará el Laboratorio, mismo que tendrá cerca de 16 espacios destinados para las diferentes actividades y desarrollo de los proyectos.



Nota publicada en la edición 1002


Otros temas de interés