Foto: Adriana González

Universidad

Estrategias para combatir la inseguridad


Expertos se reunieron la semana pasada en el Cuarto Congreso Internacional de Seguridad Ciudadana, en el CUCSH, para tratar temas como la prevención del delito, combate a la delincuencia y la ciberseguridad

Por Julio Ríos
8 Octubre 2018

La prevención del delito, en su nivel primario, ha sido una de las carencias del Estado mexicano que, además, ha desperdiciado recursos, porque estas campañas de prevención no son constantes ni se basan en presupuestos multianuales y duran poco tiempo, consideró Clara Jusidman Rapoport.

La especialista, presidenta fundadora de Incide Social AC,brindó la conferencia magistral “Panorama general de políticas de prevención”, de la inauguración del Cuatro Congreso Internacional de Seguridad Ciudadana, que se desarrolló del 3 al 5 de octubre en el Auditorio Salvador Allende, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), campus La Normal.

Jusidman Rapoport detalló que la prevención del delito se divide en tres niveles: primario (dirigido a la sociedad en general), secundario (a las comunidades que están en riesgo) y terciario (población que ya está siendo afectada por la violencia).

“La prevención en nivel primario ha sido una de las carencias en las políticas emprendidas por el gobierno mexicano desde 2011. En el nivel secundario, que tiene que ver con intervenir en crisis, trabajar con jóvenes en riesgo, enfrentar deserción escolar, embarazo adolescente y consumo de drogas, aunque se le han invertido recursos, no tiene incidencia ni la permanencia necesaria para modificar situaciones. Es un tiradero de dinero, genera empresas que giran alrededor del recurso para ver cuándo lo  captan, y hacen trabajo cuatro meses al año”, dijo la también integrante de la Junta de Gobierno, del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred).

La economista por la UNAM e investigadora del Colegio de México, añadió que en cuanto a la prevención terciaria, que incluye atención a víctimas de violencia, a consumidores de sustancias ilícitas y el trabajo en reclusorios y reinserción social —es decir, que quienes ya han sido afectados como víctimas o victimarios se reintegren a la sociedad—, tampoco se ha trabajado como se debe, a pesar de los avances.

“No hay continuidad ni permanencia. El problema es que el recurso se programa de forma anual. Necesitamos programas con presupuesto multianual, sobre todo en temas sensibles. Cuando hablamos de recuperar a un niño que vio cómo mataban a su padre, cuatro meses de atención no sirven de nada”, subrayó.

La Vicerrectora Ejecutiva de la UdeG, Carmen Enedina Rodríguez Armenta, dio la bienvenida al congreso y señaló que “este espacio de reflexión y análisis busca el bienestar y el desarrollo social y económico de los países y las comunidades, el cual se alcanza cuando existe una sana, pacífica y ordenada convivencia entre ciudadanos, construyendo en conjunto una cultura de paz y seguridad”.

La rectora de UDGVirtual, María Esther Avelar Álvarez, explicó que ante el incremento en los niveles de inseguridad, es entendible que la sociedad se pregunte por qué los programas no han sido eficaces.

“¿Será que los diagnósticos o programas no estuvieron adecuadamente diseñados o evaluados? ¿Qué está fallando? Se destinaron recursos económicos, se realizaron esfuerzos importantes y contamos con una Ley General de Prevención Social de la Violencia y la Delincuencia; sin embargo, la violencia y la delincuencia siguen galopando”, declaró.

Consideró que si no cierran filas los sectores social, productivo, gubernamental e instituciones educativas, difícilmente se lograrán las condiciones de seguridad que la sociedad merece para su adecuado desarrollo.

“Es de suma importancia generar alianzas estratégicas entre los diferentes actores de la sociedad. En seguridad se requiere un trabajo colaborativo interinstitucional y social con una visión multi e interdisciplinaria que nos permita contar con un conocimiento de las causas y los factores que generan el fenómeno, y a partir de éstas, diseñar estrategias eficaces”, agregó.

El titular de la Procuraduría de Desarrollo Urbano de Jalisco (Prodeur), José Trinidad Padilla López, explicó que esta institución forma parte del Comité Organizador del congreso, con el fin de promover una visión amplia del concepto de seguridad ciudadana.

“Y generar un espacio de análisis y discusión acerca de las tendencias, corrientes de pensamiento y buenas prácticas en materia de políticas de prevención sobre el fenómeno del delito, asociado con la violencia, el crimen organizado, la migración forzada por razones económicas o de violencia endémica y la inteligencia del Estado y el papel de los medios de comunicación, entre otros tópicos que serán abordados”, dijo.

La Comisionada Presidenta del Instituto de Transparencia, Información Pública y Protección de Datos Personales (ITEI) de Jalisco, Cynthia Cantero Pacheco, aseguró que nuestro país vive una de las etapas más críticas en su historia en materia de seguridad.

“Las voces que hoy escucharemos provienen de algunas de las más experimentadas autoridades del mundo en el tema del cuidado y defensa de los derechos ciudadanos. Las experiencias y reflexiones que resulten de las exposiciones que se viertan a lo largo de estos dos días en que estaremos debatiendo los temas de seguridad, serán de mucho valor para establecer estrategias multidisciplinarias”, comentó.

El congreso fue organizado por la UdeG, a través de UDGVirtual, la Prodeur, la Fiscalía General del Estado, el ITEI, el Consejo Estatal de Seguridad Pública y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID, por sus siglas en inglés).

 

Ciberseguridad en el nuevo gobierno
La implementación de una estrategia de ciberseguridad que sea acompañada de presupuestos, es uno de los desafíos del nuevo gobierno de Andrés Manuel López Obrador, consideró el periodista Jorge Luis Sierra, especialista en seguridad y fuerzas armadas del Knight Fellow, del Centro Internacional para Periodistas.

Sierra, quien es desarrollador de la aplicación web “Salama” —mediante la cual se evalúan riesgos y se ofrecen herramientas de seguridad digital para periodistas de investigación—, participó en el segundo día de actividades del Congreso.

“En México están presentes todas las esferas de la ciberseguridad. La seguridad ciudadana, a propósito de la licenciatura en Seguridad Ciudadana —programa que auspicia este congreso— es parte de la ciberseguridad. En México hay un énfasis en la seguridad pública. Pero la seguridad cibernética está abarcando todo. En la medida en que no lo tengamos integrado en una estrategia nacional, estamos previendo un futuro potencial que sería muy dañino no sólo para la seguridad, sino en todos los ámbitos; incluye también la seguridad humana”, afirmó el periodista mexicano radicado en Washingon.

Detalló que todos los países ya comprenden que los hackers o criminales amenazan el patrimonio de las personas, e incluso la estabilidad de los Estados nación a través de las nuevas tecnologías. Explicó que en nuestro país los primeros esfuerzos en materia de ciberseguridad se dieron a partir de 2005.

En México, apuntó Sierra, existe una Estrategia Nacional de Ciberseguridad que es declarativa porque no tiene acompañamiento orgánico (ni recursos humanos, ni materiales, ni financieros). Incluso, esa estrategia apenas es un documento en construcción que, por cierto, tiene cinco objetivo estratégicos y tres principios rectores.

“México tiene un reto de implementación y asignación de recursos. En la implementación falta que esa política que diseñó el gobierno de Peña Nieto sea aterrizada. Y viene la pregunta de si México tiene personal especializado en la materia y saber si va a conservarla o no. Las políticas y las estrategias cambian cada seis años. Si es que duran. Si no, a la mitad hay un cambio”, explicó.

Otros retos son que aún estamos lejos de implementar el gobierno electrónico y el acceso a tecnologías para todas las regiones tampoco se ha completado, pues mientras en las zonas urbanas el acceso a Internet es de 86 por ciento, en la rurales apenas es de 14 y hay asimetrías entre el Norte y el Sur.

A los asistentes les recomendó generar buenas prácticas de higiene digital, como que sus equipos cuenten con programas antivirus pagados y no gratuitos; aprovechar herramientas de encriptación de disco duro —por si sufren el robo de su equipo no puedan accesar a su infomación—; y procurar la actualización de programas con los más recientes parches de seguridad.



Nota publicada en la edición 988

| 1 | 2 | Siguiente>>