Foto:

Buzón

Sobre los mentores y las preguntas


Por Jorge Aldo Barajas Ochoa
24 Septiembre 2018

Se le atribuye a Albert Einstein una frase cuya traducción es: “Si tuviera una hora para resolver un problema y mi vida dependiera de ello, pasaría los primeros 55 minutos determinando cuál es la pregunta adecuada, ya que una vez que tuviera la pregunta adecuada podría resolver el problema en menos de cinco minutos”.

Durante mi etapa universitaria escuché esta frase al menos una vez. Ahora sé que en ese momento no entendí el principio fundamental de la frase, pues de haberlo hecho, quizá mi carrera profesional y mi vida habrían tomado un rumbo distinto de forma temprana. Recuerdo que pasaba los días estudiando de forma constante y apasionada. Sin embargo, nunca me detuve a pensar por qué hacía lo que hacía; es decir ¿a qué preguntas les buscaba respuesta? Estaba “a la deriva”. Entonces, en mi último año de carrera universitaria, un profesor me ayudó a entender que la pregunta es la parte más importante de la respuesta: una respuesta sólo puede ser tan perfecta como la pregunta de la que surge. Eventualmente, este profesor se convirtió en mi mentor y aún después de varios años mantenemos una relación laboral de respeto de la que ambos continuamos generando bienestar para nuestro entorno.

La Universidad tiene un sistema de mentoría. Sin embargo, como alumnos conocemos poco sobre la importancia de este recurso y desaprovechamos esta oportunidad. Fortalecer las mentorías y promover más alianzas mentor-protégé entre estudiantes motivados y profesores experimentados sin duda generaría más beneficio para la Universidad y la comunidad a la que sirve.   



Nota publicada en la edición 986


Otros temas de interés

1 / Abril / 2019

25 / Marzo / 2019

4 / Marzo / 2019

21 / Enero / 2019

10 / Diciembre / 2018

29 / Octubre / 2018

22 / Octubre / 2018