Foto:

Virtualia

Un mundial tecnológico


La tecnología permea en la trasmisión de los partidos de la Copa Mundial de futbol para revisar cada jugada a detalle

Por Rubén Hernández Rentería
9 Julio 2018

El hecho de que los jueces mundialistas puedan analizar jugadas dudosas en pantallas de televisión para corregir o confirmar una decisión arbitral, es considerado lo más novedoso y criticado del torneo en el tema de la tecnología.

El famoso VAR (Video Assistant Referee) es un sistema constituido con pantallas que muestran videos procedentes de las cámaras ubicadas estratégicamente cerca del campo de juego, monitoreadas por un equipo de asistentes, además de un área de revisión de las jugadas, en las que el árbitro principal toma la decisión final luego de verificar lo informado por el VAR.

Los principales incidentes analizados recaen en si es penal o no una jugada conflictiva, si existen fueras de lugar en acciones de gol y en las expulsiones dudosas.

Según Gianni Infantino, presidente de la Federación Internacional de Futbol Asociación, sin el VAR hay un error grave de un árbitro cada tres partidos, y con el VAR, uno grave cada 19 partidos. El porcentaje de acierto sin el VAR es de 93, mientras con el VAR es un 99 por ciento.

Además del VAR, los árbitros tendrán un reloj inteligente especial, equipado con el sistema operativo Wear OS (de Google), acelerómetro, NFC (Comunicación de Campo Cercano), micrófono, vibración y GPS, velocidad de 1.6 Ghz, con 512 MB RAM, que vibra con cada anotación y muestra la palabra “gol” y ofrece estadísticas de cada partido.

También lo novedoso es que el balón cuenta con un chip con tecnología NFC, que permite interactuar usando el teléfono móvil.

En este mundial existen escáneres 3D que permiten moldear la camiseta de acuerdo a la contextura de los jugadores, es decir, se adaptan al cuerpo de cada uno y propician un mejor rendimiento. Además, las camisetas cuentan con tecnología Dri-FIT o Climacool, que absorbe la humedad, para que la tela se evapore de manera más rápida.

El control de aficionados es más seguro con el Fan ID, usado por primera vez en una Copa del Mundo, documento laminado con objetivo similar al pasaporte. El Fan ID tiene un código de barras, almacena datos personales y va acompañado de la foto del usuario, el cual permite el acceso a los estadios. Lo agradable es que este documento beneficia posibilita el ingreso a transporte público gratuito en las ciudades sede y ofrece trayectos turísticos y visitas guiadas gratuitas.

Por primera vez en este mundial se hace presente la trasmisión en ultra alta definición en 4K, con alrededor de 50 cámaras para cada encuentro, con imágenes de alto rango dinámico (HDR), gracias a la señal que ofrece la conectividad con fibra óptica.

Hay otro elemento para que los técnicos puedan tener datos para evaluar el rendimiento de sus jugadores y pensar en estrategias para mejorar su desempeño. Se trata de dos tabletas que son entregadas al equipo, donde reciben información de dos cámaras de seguimiento óptico que rastrean los movimientos de los jugadores y la pelota en la cancha.

El futuro predice que para los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la trasmisión será en 8K, probablemente solo en Japón, y existe el planteamiento de usar tecnología NEC para el reconocimiento facial de los asistentes al partido.



Nota publicada en la edición 977


Otros temas de interés