Foto: Archivo

Medio ambiente

Prevén lluvias abundantes en este temporal


Académico del CUCSH presentó el mapa de riesgo con los puntos más susceptibles de inundaciones en el área metropolitana de Guadalajara

Por Iván Serrano Jáuregui / Eduardo Carrillo
14 Mayo 2018

Más de 300 vialidades y puntos geográficos son susceptibles a encharcamientos en la Zona Metropolitana de Guadalajara (ZMG), los cuales pueden apreciarse en el mapa creado por investigadores del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) para informar a la población y las autoridades sobre este riesgo.

Previo al inicio de la temporada de lluvias, el coordinador de la licenciatura en Geografía de dicho plantel, Luis Valdivia Ornelas, dio a conocer que el objetivo del mapa, que es resultado de 15 años de investigación, es establecer un diagnóstico de este problema que aqueja a todos.

“Tenemos una radiografía cercana a la realidad respecto al tamaño de las inundaciones en la ciudad. Generamos una base de datos para comprender el lugar, tamaño de inundación y recurrencia, para establecer estrategias que permitan solucionarlas”, dio a conocer en rueda de prensa.

El mapa muestra las zonas de concentración que se inundan en los municipios de Zapopan, Guadalajara, Tlaquepaque, Tonalá, Tlajomulco de Zúñiga y El Salto. Prácticamente en toda la superficie del área metropolitana se aprecian puntos de encharcamiento.

“Entre las zonas más problemáticas están la ladera sur del Cerro del Cuatro, donde el agua se canaliza en las calles por las pendientes hacia Periférico y Toluquilla. La zona de El Dean es muy complicada. El Centro Histórico es uno de los puntos que se siguen inundando desde las décadas de los 40, 50 y 60; esto significa que la creación de infraestructura no ha sido la solución”.

Explicó que siempre se ha apostado por solucionar las inundaciones por medio de infraestructura, aunque en realidad esto tiene que ver con el crecimiento urbano desmedido. Indicó que hay nuevas zonas donde comienza a haber alertas.

“Tenemos problemas graves en Arenales Tapatíos. Tenemos situaciones severas en Tabachines, Arroyo Hondo y la Mesa Colorada. En los últimos años el fenómeno ha crecido hacia la Base Aérea, donde tenemos registro de inundaciones en Aviación y Santa Margarita. Hay un problema serio en la zona de San Andrés, pues en la primera tormenta de este mes hubo arrastre de vehículos”, subrayó Valdivia Ornelas.

Durante los últimos años se ha preferido construir en las zonas altas de las cuencas, como en los cerros del Cuatro, del Tesoro y del Colli, además de Bugambilias, lugares donde los escurrimientos de agua son más fuertes. Recordó que los colectores tienen dimensiones finitas, pero que los cauces siempre pueden aumentar la cantidad de agua.

“Consideramos que las partes altas deben de ser zonas de conservación, desafortunadamente no ocurre esto y los colectores y canales están trabajando bajo presión, de acuerdo con datos del Sistema Intermunicipal de los Servicios de Agua Potable y Alcantarillado (Siapa) están desalojando apenas 30 por ciento del agua”, destacó.

Informó que el problema se agrava con la desaparición de vasos reguladores, como es el caso de la Presa el Chicharrón, ubicada del lado oriente de la carretera a Chapala, a la altura de la colonia Las Liebres, en Tlaquepaque; dicho cuerpo de agua ya perdió 50 por ciento de su capacidad, pues ha sido rellenado, lo que afectará a todo el sistema hidrológico de la zona, que involucra a las colonias de San Martín de las Flores, Las Rucias y La Duraznera.

El especialista afirmó que Tlajomulco es el municipio que ha perdido más vasos reguladores en los últimos 15 años, pues 80 por ciento de los que existían desaparecieron por las zonas agrícolas.

Valdivia Ornelas exhortó a tener una visión metropolitana del problema, y a partir de eso generar estrategias, si se desea construir verticalmente se tiene que prever cuál es el comportamiento hidráulico.

 

Temporada de lluvia abundante
Los aguaceros de mayo iniciaron antes, dado que el fenómeno de “La Niña” se está debilitando en el Océano Pacífico tropical, lo que genera variabilidad atmosférica, afirmó el investigador del Instituto de Astronomía y Meteorología (IAM) de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Ángel Meulenert Peña.

Durante una rueda de prensa para dar a conocer el inicio del temporal, huracanes y ciclones en Jalisco, precisó que las lluvias van a estar por encima de los valores normales hasta el 20 de mayo; esto traerá más humedad al suelo y, por ende, una menor posibilidad de incendios forestales.

“La lluvia en la zona metropolitana en mayo es aproximadamente de 50 a 60 milímetros promedio, y en estos tres días: viernes, sábado y domingo (antepasados) las estaciones meteorológicas que tenemos en la ciudad nos están reflejando que aproximadamente cayeron 46 milímetros, o sea que casi estamos en el umbral del promedio histórico para un mes de mayo”, dijo.

Meulenert Peña informó que el temporal de lluvias que comienza en la primera quincena de junio será mejor con respecto a 2017.

Precisó que “junio va a ser un mes bastante bueno en lluvias, 20 o 30 por ciento por encima de lo normal. Esto le da buenas noticias a la agricultura”. Ante esto, se espera que la cosecha de maíz sea abundante.

Julio será bueno sobre todo en el Sur, Centro y Occidente del estado; Los Altos pudieran estar ligeramente por debajo de la media. En agosto bajarán las lluvias, aunque no tanto hacia la Costa. Septiembre y octubre serán meses más lluviosos de lo normal, dijo.

Ante este panorama, el investigador resaltó que habrá tormentas eléctricas, granizo e inundaciones, por lo que las autoridades deben de estar tomando medidas para mitigar sus efectos.

Meulenert Peña recordó que la temporada ciclónica iniciará el 15 de mayo en el Océano Pacífico, por lo que la población debe de estar preparada y establecer medidas preventivas ante cualquier eventualidad.



Nota publicada en la edición 969