Foto: Abraham Aréchiga

Primer Plano

Despiden con música a la maestra Leonor Montijo


Con interpretaciones de piano y chelo, el pasado viernes se realizó en el Paraninfo Enrique Díaz de León un homenaje póstumo a la pianista fallecida el pasado 5 de mayo

Por Julio Ríos
14 Mayo 2018

“Mis alumnos son para mí mis hijos. He vivido con ellos, son los que me han dado la vida que ahora tengo”. Así lo dijo alguna vez la Maestra Emérita de la Universidad de Guadalajara, Leonor Montijo Beraud.

Muchos de ellos, sus alumnos, sus hijos, estaban presentes entre la multitud que recibió aplaudiendo de pie a las cenizas de la concertista y catedrática, en el Paraninfo Enrique Díaz de León.

Ataviados con un atuendo oscuro, símbolo del luto que embarga a la institución, el Rector General de la Universidad de Guadalajara, Miguel Ángel Navarro Navarro; la Vicerrectora Ejecutiva, Carmen Rodríguez Armenta y el Secretario General, José Alfredo Peña Ramos, presidieron el homenaje póstumo que se rindió a Montijo Beraud el pasado viernes 11 de mayo.

Las autoridades realizaron la imposición de la bandera de la Universidad de Guadalajara sobre la urna, flanqueados por el retrato de la concertista y por un piano de cola.

Acto seguido, entraron al escenario Yalissa Cruz, para sentarse al piano y Rosa María Valdez, con el violoncello, quienes interpretaron la Elegía Opus 24, de Gabriel Fauré. Un poema de duelo.

Al terminar su interpretación, intervino la académica del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), Eva Pérez Plazola y amiga personal de la Montijo. Relató una anécdota: Alguna vez, cuando una alumna abandonó sus estudios porque empeñó su piano por falta de dinero, la maestra Leonor, comprometida con su apostolado docente, pagó para recuperarlo.

“Y cuando la alumna tuvo el recurso para pagarle el favor a su maestra, ella demostrando una vez más su generosidad se negó a aceptarlo. Ejemplos como éstos demostraban su gran calidad humana”, señaló Pérez Plazola.

Luego de que Joel Juan Qui, al piano, interpretó la Rapsodia de 1947, El Sueño de Olwen, de Charles Williams, el rector del CUAAD, Ernesto Flores Gallo, describió a Leonor Montijo como una mujer de carácter firme, pero amorosa para con sus alumnos.

Mauricio Allera, último de una larga lista de estudiantes titulados con la maestra de la Escuela de Música, interpretó Vals para Leonor, que compuso en junio de 2016 en honor a Montijo Beraud.

“Para la maestra Leonor el virtuosismo sólo se alcanza con disciplina, sacrificio y esfuerzo. Con perseverancia y humildad para aceptar las carencias y limitaciones”, agregó el Rector General, Miguel Ángel Navarro Navarro, entre aplausos.

Las cenizas de Leonor Montijo, fallecida el pasado sábado 5 de mayo en Hermosillo, Sonora, su ciudad natal, fueron retiradas del recinto, mientras sonaba la pieza El amor al trompo rojo, parte de una suite para niños de Domingo Lobato, interpretado por María Eugenia Cosío.

Se queda su legado. Su obra, que ya forma parte de la historia de la Benemérita Universidad de Guadalajara.

 

Palabras en el homenaje

Miguel Ángel Navarro Navarro
Rector General de la Universidad de Guadalajara

Hoy reconocemos y honramos la historia de la maestra Montijo porque es un fundamento de lo que es ha sido y seguirá siendo la Universidad de Guadalajara. Me siento honrado, muy honrado en este momento por ser el portavoz de esta comunidad que le expresa su agradecimiento y le dice: Querida maestra Leonor Montijo, su sentido fallecimiento nos llena de pena, pero estoy seguro que su obra perdurará por mucho tiempo porque ya forma parte de nuestra historia, de la historia de nuestra querida Benemérita Universidad de Guadalajara.

Ernesto Flores Gallo
Rector del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño

Por 50 años graduó al mayor número de pianistas egresados en la institución. Muchos de ellos que a la postre serían directores de la Escuela de Música de la Universidad de Guadalajara, maestros del conservatorio de México y directores del Coro del Estado de Jalisco, así como de otras instituciones de la república mexicana. Entre los más destacados, y sólo mencionaré para cerrar este círculo, su primera alumna, a la maestra Eva Pérez Plazola, y el último de ellos, Mauricio Allera Malo. La maestra Leonor Montijo fue reconocida por todos no sólo como académica distinguida sino además como una de las mejores intérpretes acompañantes del país.

 

Eva Pérez Plazola
Académica del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño

Los invito a todos y a cada uno de ustedes a continuar con el gran legado musical pianístico de la maestra Leonor Montijo, formando a las futuras generaciones con su ejemplo y profesionalismo como ella misma así lo hubiera deseado. El talento es muy importante, pero sin disciplina no vale nada. Estas son palabras de la maestra emérita Leonor Montijo. Maestra, te agradecemos todo lo que nos diste. Que Dios te tenga en su gloria y siempre te recordaremos.



Nota publicada en la edición 969