Foto: Gustavo Alfonzo

Primer Plano

En el centro de una sociedad violenta


Proyecto generado en el CUCS contará con varias instancias para monitorear y difundir datos sobre el panorama de la violencia y la delincuencia, además de contar con una unidad de atención a víctimas y un manual de seguridad para la población

Por Martha Eva Loera
16 Abril 2018

Proporcionar un panorama del delito a la ciudadanía que refleje lo que sucede en el estado es uno de los propósitos del Observatorio Universitario de la Violencia y la Delincuencia, que desde hace un mes inició actividades en el Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS) y que ofrecerá información a la sociedad de manera trimestral, afirmó Francisco Gutiérrez Rodríguez, jefe del Departamento de Psicología Básica de dicho núcleo universitario.

El observatorio es uno de los servicios que prestará a la sociedad el nuevo Centro de Estudios e Investigaciones en Psicología Forense.

Gutiérrez Rodríguez explicó que muchas veces las estadísticas sobre índice de delitos no coinciden, y varían según la dependencia que proporciona la información, además de que no siempre ésta es de fácil acceso para los ciudadanos, quienes tienen que solicitar los datos por transparencia, de ahí la utilidad del observatorio.

Detalló que para el funcionamiento del observatorio están recopilando información de algunos medios de comunicación, monitoreo y también por vinculación interinstitucional con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y la Fiscalía General del Estado, por lo que se hallan armando la estructura, protocolos y bases de datos.

La información la darán a conocer por petición personal o a través de ruedas de prensa, explicó el especialista.

Adelantó que en el primer trimestre del año en Jalisco se registraron casi 400 homicidios de tipo doloso, y el trimestre anterior alrededor de 300.

Calculó que en junio el observatorio estará en condiciones de realizar comparativos en torno a los diferentes tipos de delitos.

El Observatorio será apoyado por cerca de 14 personas, entre académicos, prestadores de servicio social y egresados voluntarios que les interesa el tema.

El Centro de Estudios e Investigaciones en Psicología Forense, al que pertenece dicho Observatorio, fue inaugurado hace un mes. Incluye la Unidad de Atención a Víctimas y la creación del Manual Participativo de Seguridad Ciudadana.

El centro está conformado por 33 personas, entre académicos, prestadores de servicio social y voluntarios. De éstos, 15 son académicos de tiempo completo.

Unidad de Atención a Víctimas
La Unidad de Atención a Víctimas cuenta con apoyo para intervenciones en crisis, y tiene enlaces con las clínicas universitarias para procedimientos terapéuticos una vez que las víctimas hayan superado lo más difícil de su caso.

Esta unidad proporcionará asesoría para orientar a la población sobre cómo presentar denuncias. Por tal motivo buscan tener enlaces con el Centro Unviersitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

Esta unidad ofrece a quien lo solicita, apoyo psicológico, legal, orientación sobre procesos de denuncia, de querella, así como sobre los derechos que tienen las víctimas.

Los ciudadanos que son víctimas de delito pueden hablar al teléfono 10 58 52 00, extensiones 33946, 33947 o acudir a Sierra Mojada 950, puerta 16, edificio H, colonia Independencia.

El Programa de Atención a Víctimas cuenta con 15 psicólogos.

Manual de Seguridad
Francisco Gutiérrez Rodríguez anunció la creación del Manual Participativo de Seguridad Ciudadana, enfocado a proporcionar información en materia de prevención del delito, recomendaciones sobre la seguridad en casa, al transitar por la calle, seguridad informática, entre otros aspectos relacionados.

Afirmó que existen algunos manuales de seguridad ciudadana, pero la mayoría no está actualizado a las condiciones actuales, ya que no incluye, por ejemplo, las nuevas formas de operar en delitos sexuales y los cibernéticos.

Para elaborar el manual serán convocadas mesas de trabajo con el objetivo de recopilar sugerencias y revisar las existentes en materia de seguridad, además de que harán un censo en el CUCS sobre las necesidades de seguridad de los estudiantes, maestros y personal administrativo.

“Empezaremos con la seguridad en los centros universitarios, y luego se ampliará el manual a las condiciones de seguridad ciudadana en la vía pública, hogar, trabajo y manejo de cuentas bancarias”.

El manual podría estar disponible a partir del año que entra, y de éste los medios estarán autorizados a difundir pequeñas fracciones en el tema para dar a conocer las estrategias de seguridad.

Otros servicios

El Centro de Estudios e Investigaciones en Psicología Forense tiene como misión brindar servicios en la materia a la población abierta y convertirse en un centro de referencia en occidente, con proyección en los ámbitos nacional e internacional. Habrá dictámenes psicológicos periciales que evalúen daño moral por parte de personal especializado.

Los psicólogos forenses participarán en la evaluación de padres adoptantes para definir sus rasgos de personalidad. También el centro proporcionará capacitación en victimología, perfilación psicológica criminal, estrés postraumático, manejo de víctimas y conocimientos de cómo repercute la violencia en la población general.

En materia de investigación el centro tiene como objetivos la generación e impulso de líneas de investigación en temas como perfilación psicológica, apoyo victimológico y evaluación psicológica legal.

Un medio violento
El centro tiene como contexto un medio con ostentación de violencia, en el que las muertes tienen repercusiones para familiares y amigos de las víctimas, aseveró Francisco Gutiérrez Rodríguez.

En el caso de los victimarios es preciso que los perfiladores psicológicos pongan atención en las alteraciones psicopatológicas que ocurren en crímenes como las ejecuciones. “Ya dejamos atrás el tiro de gracia en la frente, los encobijados y entambados, para pasar a evisceración y síntomas de crueldad y saña inaudita”.

El estado registra también problemas de alteridad, que ocurren en el tráfico cotidiano y la convivencia en los multifamiliares y los niveles de estrés por problemas socioeconómicos, que provocan un inadecuado manejo de las emociones, poca tolerancia a la frustración e inapropiado manejo de la ira.

A esto hay que agregar las nuevas modalidades de delitos, como los cibernéticos, en los que se puede suplantar identidad o ser víctima de bullying informático.

La violencia adquiere naturalidad en nuestra sociedad, y es constante la información sobre desaparecidos y fosas clandestinas.

Explicó que la psicología forense tiene diferentes aplicaciones, tanto en el campo de la capacitación a los policías, en procesos de autopsia psicológica, entrevistando a familiares y amigos de una persona fallecida para documentar lo que pasó, y en la elaboración de perfiles psicológicos criminales, entre otros aspectos.



Nota publicada en la edición 965