Foto: Gustavo Alfonzo

Altos

Combatir la obesidad desde la prevención hasta la cura


Con la reforma de programas de salud, en CUAltos buscarán un equilibrio entre las prácticas preventivas y curativas que ayude a modificar los altos indicadores de enfermedades producto de la mala alimentación

Por Ernesto Navarro
11 Diciembre 2017

La situación de salud pública en el país es grave, y al ritmo que la sociedad va, empeorará. Según el director del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Mikel Arreola Peñalosa, el 70 por ciento de la población de México vive con obesidad y sobrepeso, situación que ha generado que sean destinados 85 mil millones de pesos anuales del gasto público para combatir la diabetes y la hipertensión.

Para revertir esta situación, el IMSS está experimentando cambios en su modelo, enfocados a combatir el problema desde un enfoque preventivo, en lugar del curativo, y por ello las instituciones de educación superior deben apegarse a dichas prácticas.

En atención a ello, el plan de estudios de la carrera en Nutrición del Centro Universitario de los Altos (CUAltos), que se encuentra en proceso de reacreditación, está analizando una serie de modificaciones en su plan de estudios, enfocadas a conseguir un equilibrio entre la promoción y prevención, y la atención de enfermedades a causa de la obesidad y el sobrepeso.

Según el director de la División de Ciencias Biomédicas del CUAltos, Sergio Sánchez Enríquez, “no es que dejemos de curar en realidad. Se va a buscar un equilibrio adecuado entre prevención y curación. Estamos analizando qué materias se podrían hacer secuenciales para dar un seguimiento de la prevención y promoción, y qué otras materias podrían ser cambiadas de denominación o de contenido en un sentido preventivo. Sin dejar de lado el aspecto terapéutico de los nutriólogos, porque también es fundamental”.

Durante la bienvenida al comité acreditador, la rectora del CUAltos, Mara Robles Villaseñor, afirmó que “este centro se ha venido a convertir en el modelo piloto de todo un cambio de paradigma sobre las ciencias de la salud. El secretario de Salud, José Narro Robles, ya dijo que se ha iniciado un proceso de revisión de los planes de estudio de Medicina, Nutrición y Enfermería, para adecuarlos al nuevo problema epidemiológico. No podemos estar formando profesionistas que quieren atender pacientes de tercer nivel, cuando el problema está en el primer nivel”.

Otra estrategia para combatir estos problemas es realizar campañas de difusión masiva en torno a la prevención con diferentes enfoques, como la ingesta adecuada de sal, los buenos hábitos de sueño y alimentación. Estas campañas de nutrición comunitaria complementarían la atención que los diversos centros de salud realizan.

“El análisis del cambio de nuestra currícula lo estamos trabajando en conjunto con el Instituto Nacional de Salud Pública, tanto de Nutrición, como de Medicina, Enfermería y Psicología. Después de ese análisis vamos a poder definir finalmente qué tenemos que hacer para mejorar en ese sentido. También nos estamos apoyando en el exdirector del Instituto Nacional de Salud Pública, Mauricio Hernández Ávila, que es ahora profesor invitado de nuestro centro”, agregó Sánchez Enríquez.

La integrante del Consejo Nacional para la Calidad de Programas Educativos en Nutriología, Zulema Moreira Araujo, aseveró que “no estamos buscando egresados que sean premios Nobel. Estamos buscando profesionales con calidad humanística, formar a seres humanos que sean conscientes que van a trabajar con seres humanos”.

Dijo también que en universidades de distintas partes del mundo están trabajando proyectos de revitalización del patrimonio cultural para la seguridad alimentaria. Esto es, que se compita con la mercadotecnia que promueve el consumo desmedido de alimentos nocivos para la salud.

CUAltos, un campus saludable

El CUAltos realizó un diagnóstico de salud que arrojó que el 33 por ciento de los alumnos de este campus tienen obesidad o sobrepeso. El siete por ciento sufren de bajo peso. Esto significa que el 40 por ciento de los alumnos tiene un problema de nutrición. Además, el 20 por ciento sufre de problemas de ansiedad o depresión.

Para revertir esta situación, el Consejo de Centro decretó que, dentro de la jornada de actividades, realicen al menos 30 minutos de caminata, con el fin de aumentar la activación física de todos los alumnos, y con ello ayudar a revertir los problemas de salud a causa del sobrepeso y la obesidad.

También se ha modificado el menú de alimentos que ofrecen en el campus, buscando un balance calórico adecuado, y están erradicando la venta de alimentos altos en calorías.



Nota publicada en la edición 952