Foto: Mariana Hernández León

Ciénega

Cerros prioritarios para Chapala


Estudios técnicos avalan la importancia ambiental de las sierras alrededor del Lago de Chapala. Pese a que investigadores de la UdeG desde hace varios años señalan la importancia de protegerlas, la implementación de las declaratorias por parte del estado ha sido lenta

Por Iván Serrano Jáuregui
11 Diciembre 2017

El cerro que parece un chipote, llamado El Chiquihuitillo, que se encuentra al costado sur de la carretera que va de Guadalajara a La Barca y cuya panorámica es compartida por los municipios de Ocotlán, Zapotlán del Rey, Jocotepec y Jamay, será una de las elevaciones protegidas por su importancia ambiental y de biodiversidad en la región Ciénega de Jalisco.

Esta peculiar colina es parte del polígono Cerro San Miguel-Chiquihuitillo, una extensión de montañas de 12 mil 780 hectáreas que atraviesa los municipios de Ixtlahuacán de Los Membrillos, Chapala y Poncitlán, al norte del lago de Chapala.

El pasado 9 de octubre, la titular de la Secretaría de Medio Ambiente y Desarrollo Territorial (Semadet), Magdalena Ruiz Mejía, dio a conocer que este entorno, junto con la sierra Cóndiro-Canales (con una extensión de 10 mil 700 hectáreas, ubicada en los límites de Ocotlán, La Barca y Atotonilco el Alto), será parte de la declaratoria de protección que ya posee el polígono Cerro Viejo-Chupinaya-Los Sabinos (23 mil hectáreas en Ixtlahuacán de los Membrillos, Jocotepec, Chapala y Tlajomulco de Zúñiga), con la intención de consolidar un anillo verde alrededor del lago más grande de México.

Para dichas declaratorias generaron dictámenes técnicos que avalan la importancia de dichas sierras, mismos que fueron realizados entre 2009 y 2012 por una veintena de investigadores de distintas sedes de la Universidad de Guadalajara.

La coordinadora de los estudios fue Ofelia Pérez Peña, académica del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), quien detalla que en 2009 se analizó la zona Cerro Viejo-Chupinaya-Los Sabinos y en 2011 el resto de las sierras circundantes, menos las pertenecientes a Michoacán, al sureste del lago.

“Es importante que se decreten las áreas naturales. Se tiene que proteger ya toda el área que circunda al lago. Vamos muy lentos. Desde 2009 datan las iniciativas. Desde entonces se han gestionado los recursos e incluso hay iniciativas anteriores. Estamos hablando de más de ocho años para que se decrete un área tan importante para Guadalajara y para medio millón de habitantes que están en las orillas de Chapala”.

Expresa que a estas alturas todos los cerros y zonas boscosas deberían estar protegidas e ir gestionando con Michoacán para hacer lo mismo en el territorio que le compete, pues estas zonas presentan características peculiares.

“Lo que descubrimos fue que se trata de un área de importancia nacional, de una región terrestre prioritaria, pues posee más de mil especies de flora y fauna. La otra sorpresa que nos llevamos es que también es una región hídrica prioritaria, pues hay ríos que llegan al lago y la zona de Cajititlán. Además, es un área importante para la preservación de las aves”.

Las investigaciones enfocadas a la flora, fauna, suelos, geología, geomorfología y sociales, fueron reunidas en el Estudio técnico justificativo para la declaratoria del área estatal de protección hidrológica Sierra Cóndiro-Canales y Cerro San Miguel-Chiquihuitillo, en el que se establece que en la sierra al norte del lago habitan 444 especies de animales, entre mamíferos, reptiles, aves y anfibios. De éstas, 118 son endémicas y 62 sujetas a una categoría de riesgo de la NOM-059-SEMARNAT-2010.

“Los retos son completar el anillo verde de Chapala; que los programas de conservación o de manejo de cada área natural protegida efectivamente se hagan con presupuesto y personal que realice las acciones, así como el involucramiento de la población local, pues sin la gente y los propietarios de los terrenos difícilmente vamos a lograr proteger todo esto”, comenta Pérez Peña.

Aún queda pendiente que la Semadet adicione al proyecto el polígono Cerro de García-Del Picacho-El Gachupín, que cruza Jocotepec, Tuxcueca y Tizapán el Alto, al sur del lago.

Pérez Peña indica que aunque en esta administración las autoridades estatales no se han acercado a los académicos de la UdeG para dar seguimiento, pues los estudios los hicieron en el sexenio pasado, ellos están en la disposición de entablar diálogo con las instancias pertinentes para la protección de las sierras.



Nota publicada en la edición 952