Foto:

Virtualia

Seguridad en redes sociales, tarea compartida


Por Rubén Hernández Rentería
11 Diciembre 2017

“Las redes sociales han tenido un crecimiento importante y son aprovechadas para la comunicación en el trabajo, la escuela, con la familia y amigos. Sin embargo, estas interacciones conllevan riesgos relativos a la seguridad digital y física cuando los internautas exponen información personal, financiera, o incluso sus rutinas en el día a día. Estos riesgos aumentan en épocas con gran cantidad de transacciones como en el fin de año”, explica Felipe Neville Calixto, jefe de la Unidad de Procedimientos y Apoyo a Sistemas de Gestión que lidera la estrategia de portales web, adscrito a la Coordinación General de Tecnologías de Información (CGTI).

En este sentido, la difusión de medidas y concientización en el tema de seguridad para los millones de usuarios de las redes sociales es limitada: “Hay iniciativas de grupos con recomendaciones para el buen uso de las redes sociales más populares —Facebook y Twitter— pero por lo regular los usuarios están más enfocados en aprender a utilizar la red social y el dispositivo con el que acceden. Ante una duda, el usuario promedio primero consulta a sus conocidos o aprende sobre la marcha”, refiere en este tema Marco Antonio Sierra Gallardo, adscrito a la Coordinación de Desarrollo, de la CGTI.

Además dice que, sin importar el nivel de conocimiento informático, es una buena idea mantenerse informado respecto a temas de seguridad informática: “Se puede comenzar leyendo las recomendaciones de seguridad y privacidad que se encuentran en las páginas de las redes sociales y mantener el hábito de estar atento a los constantes cambios en estos servicios, ya que pueden dar lugar a nuevos riesgos informáticos, fraudes o noticias falsas. Una buena estrategia es seguir en redes sociales y leer con regularidad las publicaciones de expertos y canales especializados en temas de seguridad informática”.

Sierra Gallardo recomienda: “Todos podemos tomar medidas preventivas si conocemos los tres aspectos que son susceptibles a un riesgo relacionado con la informática: El equipo de cómputo (PC y smartphone), los bienes materiales e integridad física del usuario (a causa de engaños o extorsiones) y la información personal por robo de identidad. Por eso es recomendable utilizar estos servicios en equipos de cómputos actualizados y con contraseña segura, mantener activos el antivirus y cortafuegos”.

Y finaliza: “En caso de que un menor de edad haga el uso de las redes sociales, se le deben enseñar estas mismas recomendaciones y contar con la supervisión de un adulto responsable que esté alerta a los riesgos de ciber-acoso y del grooming o acoso pederasta”.



Nota publicada en la edición 952