Foto: Mariana Hernández León

Primer Plano

Queremos un periodismo con vida


Las decenas de profesionales de la comunicación asesinados en México se hicieron presentes en cada discurso que dieron los ganadores del Premio Nacional de Periodismo 2016. En la ceremonia de premiación celebrada la semana pasada, se hizo un llamado a las autoridades para la defensa y protección del periodismo libre y de quienes lo ejercen

Por Julio Ríos
11 Diciembre 2017

Con un homenaje póstumo a los periodistas y comunicadores que han sido víctimas de actos de violencia y la inseguridad que prevalece en México, se realizó el viernes pasado la XVI entrega del Premio Nacional de Periodismo en el Paraninfo Enrique Díaz de León de la Universidad de Guadalajara.

“Hago un llamado, a nombre del Consejo Ciudadano, al Gobierno de la República, a los poderes Judicial y Legislativo de la Unión, así como a los gobernadores y poderes locales, para la defensa y protección del periodismo libre y de quienes trabajan para hacerlo realidad”, señaló Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, Presidente del Consejo Ciudadano del Premio Nacional de Periodismo y Rector General de la Universidad de Guadalajara. “Es cierto que es parte de la crisis de inseguridad y violencia que se vive en todo el país, pero igualmente cierto es que se han ensañado contra los periodistas que denuncian los acontecimientos”.

Ante la presencia de Griselda Triana, viuda de Javier Valdez, quien fue asesinado este año en el ejercicio de su labor periodística, Bravo Padilla enumeró que de acuerdo con la Organización no Gubernamental (ONG) Artículo 19, de 2000 a la fecha se han registrado 57 ataques contra medios de comunicación. También, en ese mismo lapso, han sido asesinados 111 periodistas, 103 hombres y 8 mujeres, y que en los dos últimos años, 21 profesionales del gremio han perdido la vida.

Familiares de los periodistas asesinados en 2017, así como representantes de los medios de comunicación donde laboraban, recibieron pergaminos y medallas como gesto de solidaridad. Esto, seguido de un minuto de silencio.

Además, se entregaron reconocimientos a los jurados del Premio, encabezados por Elvira Hernández Carballido, por la revisión de los mil 381 trabajos que participaron en esta edición.

La presidenta del jurado e investigadora de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo, señaló que esta premiación es un respiro en medio de tanta violencia contra la profesión y la muestra de que en México se sigue haciendo buen periodismo.

“¿Por qué tengo que mencionar tantos nombres que nos duelen? Miroslava, Regina, Guillermo, Gabriel, Anabel, Javier. Este periodismo que hoy premiamos es el que ganó la primera plana, el que nos hizo pensar, el que nos hizo reflexionar, el que denuncia por siempre. El periodismo que queremos vivo. El que el jurado de este premio premia con amor, pero sobre todo, con vida”, señaló Hernández Carballido

Durante los últimos 15 años el premio ha logrado incrementar el número de trabajos inscritos, lo cual denota la credibilidad que este galardón ha generado entre el gremio de profesionales de la comunicación. El Consejo Ciudadano cuenta con 33 organizaciones que lo constituyen, entre asociaciones civiles, cámaras, empresas, fundaciones e instituciones de educación superior, y don Luis Javier Solana Morales, como asociado fundador.

Seguridad, mejores salarios y

prestaciones

En sus discursos, los ganadores coincidieron no sólo en la necesidad de seguridad, sino de que mejoren las condiciones salariales, se les otorguen prestaciones sociales y no sean usados como moneda de cambio para obtener publicidad oficial, cuyos contratos se han vuelto una mordaza.

Blanche Petrich, quien fue reconocida por trayectoria periodística, dijo que sin libertad de expresión e información en México se tiene una democracia incompleta.

“Puede haber medidas de protección, periodistas que se asilan fuera del país o en otra ciudad por su seguridad y que haya medidas cautelares. Pero eso no nos protege y no está en nuestras manos protegernos. Podemos tomar medidas de prudencia, pero la única labor de protección para periodistas del país es responsabilidad del estado, del presidente, del secretario gobernación, del procurador, de los  fiscales de estados, gobernadores, policías u jueces. Pero ellos, se están haciendo guajes. En todos los casos, impera la impunidad. Los expedientes de asesinados están echando polvo en los cajones de los ministerios públicos. No hay ningún caso esclarecido plenamente. Estamos sin verdad y sin justicia”.

Gustavo Cabullo, quien retrató de una forma descarnada el secuestro y exilio del periodista Luis Cardona, señaló que el silencio no es una opción. El periodista del canal de televisión de la Universidad Autónoma de Cuidad Juárez, logró llegar a la premiación a pesar de que perdió su vuelo por el mal clima, y para ello, lo hizo por tierra y “cambiándose de ropa en un taxi”.

“Los crímenes siguen impunes y la mayoría de las empresas siguen poniéndole precio a la información, con sus periodistas como letra de cambio, sin prestaciones ni seguro de vida. Decía Cardona que morirse es fácil, solo se va la luz. No dejemos que esa luz se apague. No bajemos la guardia”, agregó Cabullo.

René Arellano, ganador de la categoría de noticia, señaló que ha aprendido de sus compañeros de oficio en el trato cotidiano y agradeció el apoyo de El Siglo de Torreón, donde publicó su trabajo. “Justicia por los que ya no están”, clamó.

El equipo de Animal Político, que ganó en reportaje por destapar la red de empresas fantamas del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, lamentaron el clima de violencia, las deficientes condiciones salariales de los reporteros y la publicidad oficial, que se ha convertido en un instrumento para premiar o castigar.

A nombre del Equipo de Red de Periodistas de a Pie, coordinado por Daniela Rea, quien subió al estrado fue el activista Rufino Bustamante, del Colectivo Solecito. Agradeció la valentía de Pablo Ferri, periodista de El País, donde se publicó el reportaje “Cadena de Mando” que obtuvo mención honorífica.

“Por sacar a la luz la fosa más grande de Latinoamérica, donde se encuentra tanta gente desaparecida en el estado de Veracruz, y obligar a las autoridades a realizar su trabajo…”, dijo Rufino, y no pudo hablar más, porque se soltó en amargo llanto.

Isaac Esquivel, fotógrafo de Cuarto Oscuro, dedicó su premio a los “compañeros y a los periodistas que no están con nosotros para que no los olvidemos y pronto encuentren justicia”.

Ana Pecova, feminista, premiada por artículo de fondo, dedicó el premio a las mujeres que buscan justicia en México. “El derecho a la justicia es derecho básico para todas, para las mujeres indígenas, migrantes, con discapacidad, para las mujeres trans. Para todas. Que la igualdad de género no se quede solo en papel”.

Rapé, monero de Milenio y director de revista Chamuco, lamentó que los caricaturistas tengan que ilustrar tantas muertes. “Urge más capacitación, mejores salarios, menos censura, menos intimidaciones y menos asesinatos e impunidad. Un periodismo con plena libertad expresión sería el mejor de los reconocimientos. Espero que algún día pague Javier Duarte por todos sus crímenes, y rechazo la ley de seguridad interior que nos hará sangrar más de lo que hemos sangrado hasta ahora”

Finalmente, los integrantes del equipo de televisión Conversus, se pronunciaron por la defensa de la biodiversidad, tema que preocupa en el Instituto Politécnico Nacional donde ellos laboran, e invitaron  a las instituciones a que realicen trabajo colaborativo de periodismo de divulgación científica. En el mismo sentido se pronunció Oswaldo Zavala, mención honorífica en la misma categoría:  “Quiero reconocer la función de este premio para hacer visible lo mejor del periodismo en tiempos en que se confunde con la literatura y el activismo”, exclamó en un video proyectado en la ceremonia.



Nota publicada en la edición 952