Foto: Gustavo Alfonzo

Lagos

Formar ingenieros conscientes de las necesidades actuales


Investigación de académica de CULagos se enfoca en actualizar el programa de Ingeniería en Mecatrónica que imparten éste y otros centros de la Red universitaria

Por Dania Palacios
13 Noviembre 2017

Para aumentar la eficiencia terminal en los programas de ingenierías, se busca repensar la forma de impartir cátedra en el Centro Universitario de los Lagos (CULagos). Con este propósito, Adriana Cecilia Avelar Dueñas, coordinadora de Ingeniería en Mecatrónica, inició en 2015 una investigación con el objetivo de identificar qué tanto los docentes potencian la capacidad de desarrollar habilidades de los alumnos en investigación.

Con los resultados obtenidos del estudio, titulado “El desarrollo de competencias para la investigación en alumnos de Ingeniaría en Mecatrónica”, Avelar Dueñas registró prácticas de los profesores que impiden nuevas formas de aprendizaje, por lo que reveló la importancia de migrar a la tecnología y a un papel en que el docente ayude al estudiante a discernir la información.

“Buscar que lo que se ofrece como educación esté en el contexto adecuado y pertinente para los problemas y situaciones reales”, propuso Avelar Dueñas. “Nos hace falta, a nosotros como docentes, estar conscientes de las necesidades actuales, que es propiciar aprendizaje, no sólo enseñar, sino moverse del rol tradicionalista y de la forma del manejo de conocimiento a base de exámenes descontextualizados”.

A pesar de que los alumnos de Mecatrónica desde cuarto semestre realizan actividades prácticas en diversas áreas de su formación en los laboratorios disponibles, como el de Manufactura, con computadoras, tornos e impresoras 3D, o en el de Robótica, donde ponen en práctica los conocimientos adquiridos, la investigadora ve la necesidad de incluir el desarrollo del pensamiento complejo en los futuros profesionales.

“Si una currícula como la de Ingeniería en Mecatrónica está propiciando el desarrollo de pensamiento, entonces deberían estar las áreas del pensamiento complejo, como encontrar un problema, saber resolver ese problema y conceptualizarlo”.

Los alumnos que estén por concluir el programa de licenciatura tendrán las habilidades de tomar mejores decisiones, entender de manera profunda el conocimiento, así como el desarrollo de una expresión oral y escrita, imprescindible para la investigación.

Esta deficiencia de habilidades en las generaciones actuales, enfatiza la coordinadora, provoca una baja eficiencia terminal en los egresados en las ingenierías, en las que alrededor del 50 por ciento culmina su proceso de titulación.

Ante el interés creciente de los jóvenes por ingresar a las ingenierías, por ser las profesiones del futuro y que, de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), en 2015 las tasas de empleo eran más altas (83 por ciento) para quienes estudiaron en el área de ingeniería, manufactura y tecnologías de la información y la comunicación, los resultados obtenidos de la investigación se buscará aplicarlos en estrategias con los docentes en CULagos, con la intención de formar un cuerpo académico que permitirá generar un marco para la enseñanza.

“Desarrollar clases con sentido, tener una planeación clara para los futuros ingenieros en Mecatrónica desde la docencia, para decirle a la sociedad que se tienen los egresados que está esperando o el papel que se comprometió para desarrollar todas sus capacidades”.

Además, con ello se fortalecerá el proceso de modificación del programa en Ingeniería en Mecatrónica, que también imparten en el Centro Universitario Costa Sur (CUCSur) y en el Centro Universitario de los Valles (CUValles), para que entre en operación en 2018.

“Nuestro centro es un centro que desde que se formó como tal ha impulsado la incorporación temprana a la investigación, focalizado a elementos metodológicos, y lo que buscamos visualizar es cómo el docente interactúa con el estudiante para incentivar las habilidades para la investigación en ingeniería”.



Nota publicada en la edición 948