Foto: Abraham Aréchiga

Homenaje

“Granito de Arena” para un enorme promotor del libro


La presea, que reconoce a agentes culturales que se desarrollan en el fomento de la lectura, fue otorgada a Alejandro Casarrubias Jiménez

Por Mariana González
13 Noviembre 2017

La Universidad de Guadalajara y el Consejo Estatal para la Cultura y las Artes (CECA) entregaron el pasado jueves el Galardón Granito de Arena a Octavio Alejandro Casarrubias Jiménez, por su contribución en el fomento de la lectura y la fundación y sustento de bibliotecas por medio de donaciones de libros.

“Granito de Arena” se entrega a agentes culturales que se desarrollan en la promoción del libro y la lectura.

En la ceremonia, que tuvo lugar en el Paraninfo Enrique Díaz de León, Efraín Franco Frías, presidente del CECA y académico del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño, destacó que Casarrubias Jiménez forma parte de los “enormes promotores del libro que tiene Jalisco, apasionados profesionales del fomento a la lectura y convencidos del poder transformador del libro”.

Enfatizó la labor del programa de lectura “Letras para Volar” de esta Casa de Estudio, y el trabajo de otras instituciones civiles dedicadas al fomento de la lectura que se han sumado a la cruzada de alfabetización cultural que se está librando en nuestra sociedad.

Sara Velasco, miembro de la Comisión de Fomento al Libro y la Lectura de Jalisco y de la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística del Estado, de Jalisco, hizo una semblanza del galardonado, y afirmó que el trabajo de Casarrubias Jiménez “es digno de tener seguidores, pues es una labor callada y generosamente gratuita que aporta granito a granito, para compartir y ayudar culturalmente a Guadalajara”.

El galardonado recordó que la pasión por la lectura y los libros le viene de su abuelo, quien era maestro y poseía una gran biblioteca; y después, por su padre, quien vendía enciclopedias y abrió una de las primeras librerías que permitieron a los lectores tener contacto con los ejemplares.

Casarrubias Jiménez aseguró que su único vicio son los libros, por lo que se ha dedicado a promoverlos como una forma de educar y de ayudar a las personas a desarrollarse más allá de la tecnología, que “nos está haciendo dependientes y no nos hace pensar”.

El galardón ha sido entregado al poeta Ernesto Flores (2011), al ensayista José Rosario Ramírez y a la investigadora Sara Velasco (2012), al arquitecto Guillermo García Oropeza (2013), al escritor Luis Sandoval Godoy (2014) y a los escritores Hugo Gutiérrez Vega y Fernando del Paso (2015).



Nota publicada en la edición 948


Otros temas de interés