Foto: Cortesía

Costa

Pez chame contra la deficiencia alimentaria


Investigación que realiza CUCosta con otras universidades, estudia el rendimiento nutricional de este pez nativo de las costas del Pacífico, cuya producción controlada representa una alternativa para el sustento de comunidades marginadas

Por Eduardo Carrillo
4 Septiembre 2017

En Jalisco, el chame, puyeque o chopopo —pez de agua dulce y nativo de las costas del Pacífico— es poco valorado para su consumo; si los pescadores no lo emplean como carnada, lo dejan morir tras capturar otros organismos.

“Nos enteramos que en Ecuador era una especie muy demandada. Sin embargo, aquí le hacemos el ‘fuchi’ porque no es un pez que tenga las condiciones fenotípicas, es decir, de forma y color que a la gente interese”, destacó el profesor investigador del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), Fernando Vega Villasante, aunque aclaró que comunidades marginadas de Oaxaca y Guerrero lo consumen.

El chame tiene capacidad de adaptación al ambiente, y de acuerdo con estudios de la Universidad de Guadalajara, al cultivarlo posee un mayor rendimiento, comparado con la tilapia, lo que lo coloca como una alternativa para la alimentación, pues tiene buen sabor y es nutritivo.

Investigadores del CUCosta y de otras instituciones realizan el estudio “Biología y cultivo del pez nativo Dormitator latifrons: alternativa nutricional para zonas marginadas”, desde hace dos años, cuya meta, entre otras, consiste en estudiar y cultivar especies nativas.

Con esto pretenden determinar el crecimiento del chame bajo condiciones controladas de laboratorio y de estanquería experimental, a fin de conocer sus rendimientos.

“Sembramos crías obtenidas del medio que hay en esta zona y en todo el Pacífico: les damos un tratamiento para evitar que tengan parásitos, las metemos a estanques y las alimentamos con alimento artificial, igual como a la tilapia, y vemos qué tanto tiempo demoran en crecer”.

Realizan también experimentos para conocer los rendimientos comparativos entre el chame y la tilapia, para ofrecer alternativas de cultivo en la región y de interés entre los acuicultores.

Además, Vega Villasante comentó que la tilapia —pez de origen africano y disperso en el territorio mexicano— es una especie exótica, cuyas afectaciones sobre el medio ambiente y otros peces aún no son cuantificadas.

La propia Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura plantea que antes de seguir con la introducción de especies exóticas a ecosistemas locales, que puede tener importantes repercusiones, es neceario fomentar estudios con especies endémicas.

Amplio potencial
Los avances en los resultados muestran que el puyeque tiene organismos de buen tamaño entre los cuatro y cinco meses.

“Hemos logrado alcanzar rendimientos mejores que la tilapia. Digamos que crece (en tamaño y peso) 20 por ciento más que la tilapia en el mismo tiempo”.

Otra meta del proyecto considera desarrollar tecnología para su producción, tanto en masa como de subsistencia, ya que han observado que el pez tiene buen perfil de ácidos grasos. En estos momentos estudian la cantidad de proteína, y aunque no cuentan con los resultados, pronostican que sea similar al de otros peces.

“Muchas comunidades lo tienen a un lado, pasan los ríos y ahí están los peces, pero no los consumen. La idea es decirles qué tan bueno es para su nutrición y qué tan fácil cultivarlo”, añadió el también jefe del Laboratorio de Calidad de Agua y Acuicultura Experimental, del Departamento de Ciencias Biológicas del CUCosta.

Lo anterior resulta importante, más cuando una parte de la población presenta deficiencias alimentarias.

El proyecto es desarrollado por especialistas de la UdeG, en conjunto con homólogos de la Universidad Autónoma de Sinaloa, la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco, el Instituto Tecnológico de Bahía de Banderas y la Universidad de La Habana, Cuba.



Nota publicada en la edición 938