Foto: Archivo

Salud

En Guadalajara 8 de cada 100 niños escolares presentan déficit de atención


La TDAH y la dislexia son los trastornos del neurodesarrollo mayormente detectados en la infancia, destacó investigadora durante el coloquio “Neurociencias en julio”

Por Eduardo Carrillo / Dania Palacios
24 Julio 2017

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) se presenta en alrededor de 8.5 por ciento de niños que cursan la educación primaria pública en Guadalajara, destacó la directora del Instituto de Neurociencias (Ineuro), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), Esmeralda Matute Villaseñor.

Otro de los trastornos del neurodesarrollo mayormente detectados en la infancia es la dislexia, en cerca de 6 por ciento de infantes, señaló el pasado viernes, luego de su conferencia “Plasticidad cerebral y trastornos del neurodesarrollo”, durante la última jornada de “Neurociencias en Julio 2017” en dicha dependencia del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias.

 En la actualidad no existen datos sobre la prevalencia de dislexia en Guadalajara, dijo, por lo que planteó la necesidad de que los estudiosos en salud pública la documenten, ya que marca de forma negativa a los niños, porque su aprovechamiento escolar no es óptimo y muchos pueden abandonar la escuela.

Los factores que originan estos problemas son condiciones que se dan en los primeros meses de vida intrauterina, o bien por cuestiones genéticas. Una condición es el trastorno de migración neuronal, que consiste en que estas células no se colocan en el lugar del cerebro que les corresponde y no cumplen con sus funciones.

A nivel hereditario, a un papá que le costó trabajo aprender a leer, es posible que tenga hijos con esta misma situación, o al revés, niños que tienen problemas para aprender a leer es posible que sus papás los hubieran padecido.

La profesora investigadora de la UdeG subrayó que, ante cualquier trastorno del neurodesarrollo de los infantes, secuelas por traumatismo craneoencefálico, se requiere atención específica, a fin de lograr una recuperación.

Matute Villaseñor añadió que los mejores resultados están relacionados con una intervención profesional que limite lo menos posible la vida social, académica, y otros intereses del individuo.

A cualquier edad es posible diagnosticar tales trastornos. “Si los padres observan en sus hijos dificultades en el desarrollo o condiciones de riesgo como embarazos múltiples, partos prematuros, hipoxia, características familiares, se recomienda que busquen la atención de un profesional para que monitoree a los pequeños”, resaltó Matute Villaseñor.

“Neurociencias en Julio”, que se realizó del 17 al 21 de julio, fue inaugurado por la conferencia “¿El cerebro pentafásico? Los cerebros del sueño”, a cargo de María Corsi Cabrera, catedrática de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México pieza fundamental en la creación del Instituto de Neurociencias hace 23 años.

El rector del CUCBA, Carlos Beas Zárate, hizo entrega de un reconocimiento a la ponente y a la doctora Josefina Ricardo Garcell, referente en neurofisiología clínica en el plano internacional, por sus aportes científicos, su invaluable contribución a la formación académica de muchas generaciones y por ser un ejemplo de integridad y calidad humanas.



Nota publicada en la edición 934


Otros temas de interés