Foto: Fernanda Velázquez

Deportes

Una lucha que rinde frutos


Pese a haber sido integrada apenas hace dos años, la selección de lucha olímpica se ha afirmado como el mejor equipo de la UdeG. Para muestra un botón: las 13 preseas obtenidas en la última Universiada Nacional

Por Laura Sepúlveda Velázquez
17 Julio 2017

Desde su creación en 2015, el grupo de lucha olímpica de la Universidad de Guadalajara se puso una meta: ser el mejor equipo de la institución en la Universiada Nacional, cumpliéndola por dos años consecutivos.

El proyecto, que comenzó con Quetzalcóatl y Cuauhtémoc Oregel, hoy es dirigido por Édgar Licona, quien recuerda que iniciaron con seis integrantes, cifra que poco a poco fue aumentando hasta llegar en la actualidad a los 60 atletas.

“Luego de que el Campeonato Intercentros Universitarios incluyó esta disciplina, empieza a tener un auge y se integraron personas de todos los centros universitarios. Entonces creció de una manera descomunal. Llegamos a tener más de 110 atletas registrados. Siempre estuvimos dispuestos a recibir a otras personas. Eso nos dio un impulso muy grande, y después de esa competencia se empieza a desarrollar cada vez más el deporte”.

En mayo de 2016 llegó la participación en la Universiada Nacional, y aunque esta disciplina no estuvo incluida en el programa de competencias, los universitarios tuvieron una destacada participación al obtener 22 medallas, lo que los motivó a trabajar y no bajar la guardia en su participación en la competencia nacional en su edición 2017. En esa, donde la lucha entró en competencia, el equipo integrado por 31 atletas logró convertirse en el conjunto más ganador de la UdeG, con 13 preseas.

“Es un gusto poder participar como una de las disciplinas que está dando mejores resultados y mayor cantidad de atletas en cuanto a equipo. Por nuestro nivel deportivo los rivales nos catalogan como el equipo a vencer. Es un honor tener ese título y es una obligación refrendarlo”.

Explicó que desde un principio se propusieron tener la mejor selección y ahora habrá que redoblar esfuerzos, ya que el nivel crece y se vuelve cada vez más difícil la competencia. Sin embargo, a diferencia de cuando iniciaron con una gran cantidad de muchachos que estaban en enseñanza, ahora tienen buenos prospectos para medalla.

“Hay cuestiones que es importante mencionar, como los ciclos que se van cerrando. Muchos de nuestros elementos terminan sus carreras, se están ampliando posibilidades de que los de preparatoria accedan a la Universidad y eso nos ayuda”.

Actualmente el equipo se encuentra en un periodo de tránsito por la etapa vacacional y en breve comenzarán a prepararse para las siguientes competencias, que serán los clasificatorios para la Universiada Mundial.

Los interesados en formar parte del equipo sólo necesitan presentarse a los entrenamientos, que a partir del inicio del ciclo escolar de agosto tendrán verificativo de de lunes a viernes, de 11:00 a 13:00 horas, en el Gimnasio de Usos Múltiples (avenida Revolución 1500).

“No sólo queremos atletas que se desarrollen bien en el ámbito deportivo, sino también deportistas académicamente buenos. Aceptamos atletas desde la preparatoria, para tener un seguimiento y cuando lleguen a licenciatura tengan oportunidad de destacar, porque tienen un trabajo previo”.

Un compromiso
Constancia y dedicación de atletas, entrenadores y auxiliares han sido la clave para llevar el equipo hasta donde está, señaló una de las integrantes, Saray Orozco, quien ha formado parte de la selección desde su creación.

“Ha sido un trabajo de equipo. Es una labor de varios que vamos motivados a que sigan viniendo a entrenar, y el apoyo de los que tienen más experiencia nos van ayudando, porque han colaborado conmigo y varios compañeros para corregir errores, mejorar y seguir creciendo. Es un avance entre todos”.

Para el proceso de la Universiada Nacional 2018 son varios los elementos que dejarán el equipo porque culminan su etapa académica, pero hay muchos integrantes por ingresar.

“Vamos a empezar el nuevo ciclo con buenas bases para obtener de nuevo buenos resultados. Las expectativas son prometedoras, ya que aunque llevamos dos años trabajando, muchos hemos sido creados aquí y tener esos resultados nos dice que hemos avanzado bastante”.

Mente de campeones
Giovanni Bañuelos Olivares practica desde hace 14 años la lucha y desde hace más de año y medio integra la selección universitaria, grupo que le ha permitido convivir con personas de diferentes carreras, de quienes ha aprendido y ellos de él.

“La base es entrenar duro, tener mentalidad de campeón y prepararnos en equipo”.

Cuatro veces campeón de Olimpiada Nacional, campeón nacional de adultos y campeón de Universiada Nacional, asegura que este deporte lo es todo para él.

“Representa toda mi vida, experiencia, lo que quiero ser, mi pasión, es a lo que me quiero dedicar. Me siento muy feliz aquí”.



Nota publicada en la edición 933


Otros temas de interés

18 / Septiembre / 2017

18 / Septiembre / 2017

11 / Septiembre / 2017

11 / Septiembre / 2017

11 / Septiembre / 2017

4 / Septiembre / 2017

4 / Septiembre / 2017