Foto: Jorge Alberto Mendoza

Costa

La Puerto Vallarta exclusiva


La gentrificación, fenómeno iniciado hace una década en la ciudad, ha crecido en los últimos años con la construcción de complejos de departamentos a precios inaccesibles, lo que crea segregación entre los habitantes del lugar

Por Eduardo Carrillo
10 Julio 2017

Puerto Vallarta, como otras ciudades en el mundo (Guadalajara, Madrid o Boston), enfrenta una transformación urbana en la que se adquiere propiedad privada, se devasta y construyen edificios que elevan el costo de la vida y segregan a quienes tienen menor poder adquisitivo.

Este fenómeno, llamado gentrificación, en el puerto turístico empezó hace 10 años, pero su crecimiento se ha acelerado en los últimos, sobre todo en el centro histórico, de acuerdo con el coordinador de Investigación y Posgrado del Centro Universitario de la Costa (CUCosta), Ismael Ortiz Barba.

Ahora es posible observar la construcción de siete u ocho edificios “con torres de cinco o seis pisos, con departamentos que pueden costar desde 150 mil dólares, dependiendo de las características”.

Algunas de las zonas del puerto que presentan este fenómeno son Olas Altas y Playa de los Muertos.

Para las personas que tradicionalmente habitaban esos sitios, ahora resulta inaccesible adquirir una casa-habitación o departamento, porque está aumentando el costo de la vida, lo que genera “zonas exclusivas”, al final de cuentas una forma de segregación.

Ortiz Barba consideró que el problema aumentará a futuro, por lo que es insoslayable establecer controles, ya que de lo contrario podría ocurrir lo que en Amsterdam, Holanda, en donde las personas emigran de sus sitios a causa del excesivo precio de las rentas.

Previo a su participación en el primer Encuentro Regional Red Gobernanza Metropolitana (Gobmet), apuntó que este tema debe ser tratado desde el ángulo de gobernanza, concepto retomado para analizar y evaluar el desempeño de las autoridades, las cuales enfrentan problemas de credibilidad.

Ortiz Barba planteó que en este esquema, la sociedad civil organizada, las asociaciones civiles y otros sectores económicos deben ser copartícipes en el diseño y establecimiento de políticas públicas, ya que persiste la forma tradicional en que las autoridades las elaboran desde un escritorio.

El académico, quien participó en el panel “Política pública en gobernanza”, enfatizó que “ya no son las propuestas del gobierno las que deben imperar”. Para eso es necesario crear redes que aseguren el éxito de las políticas en temas como movilidad no motorizada, medio ambiente, cultura, entre otros aspectos, de lo contrario no se podrá incidir con prontitud y eficacia en los problemas del país.

La gobernanza a debate
El encuentro fue realizado del 5 al 7 de julio, en  el CUCosta, organizado por la Red Gobmet, con apoyo de El Colegio de Jalisco, así como el Instituto de Investigación en Políticas Públicas y Gobierno, del Centro Universitario de Ciencias Económico Administrativas (CUCEA).

La red temática Conacyt Gobmet, de reciente creación, está integrada por especialistas de diversas universidades e instituciones de investigación de ocho estados, como Jalisco, Colima, Michoacán, San Luis Potosí, Aguascalientes, así como extranjeras.

La agrupan politólogos, sociólogos, arquitectos, sociedad civil, funcionarios públicos y otros perfiles relacionados con la gobernanza.

La red en su plan de trabajo incluye reuniones de los integrantes. El primer foro tiene como objetivo discutir y presentar las investigaciones en la materia; dialogar contenidos y experiencias de la sociedad civil y gobierno, señaló el integrante del comité técnico de la red, Carlos Navarrete Ulloa.

La primera ponencia estuvo a cargo de Luis Aguilar Villanueva, doctor en filosofía, con especialidad en filosofía política. Es investigador Nacional Emérito del Sistema Nacional de Investigadores y director fundador del Instituto de Investigación en Políticas Públicas y Gobierno, de la UdeG.



La sociedad civil organizada debe ser coparticipe en el diseño de políticas públicas
Nota publicada en la edición 932