Foto: Cortesía

Costa

Energía limpia en CUCosta


Gracias a la adquisición de un vehículo eléctrico y uno híbrido, la instalación de nuevas luminarias con paneles solares y lámparas leds, el centro universitario avanza en sustentabilidad y en ahorro energético

Por Eduardo Carrillo
12 Junio 2017

El Programa Universitario Integral de Transición Energética (PUITE), de la Universidad de Guadalajara (UdeG), realizará los análisis correspondientes para determinar la viabilidad de que en el Centro Universitario de la Costa (CUCosta) sean instalados paneles solares.

Tras una reunión efectuada en días pasados en el centro, a la que asistió el rector del CUCosta, Marco Antonio Cortés Guardado, así como la directora del programa, Graciela Domínguez López y la gerente de operaciones, Gilda Hernández y Valdez, fue planteado el inicio de los estudios.

La Secretario Administrativo del CUCosta, Judith Araceli Saldate Márquez, destacó que de ser aprobado podrían aprovechar la energía solar de esta región, además de disminuir los altos costos de electricidad, ya que durante la época de más calor —junio a octubre— aumenta el consumo a causa del aire acondicionado.

Renovación de luminarias y vehicular

Desde el año pasado el plantel comenzó con el cambio de luminarias. En total, 80 aulas fueron intervenidas y colocaron 280 lámparas led. Además, instalaron 120 lámparas exteriores con paneles solares, en las áreas de estacionamiento.

El CUCosta inició la renovación de su parque vehicular al poner en operación dos nuevos automóviles: un híbrido (Toyota Prius) y un eléctrico (Nissan Leaf), como parte del PUITE. También fue instalada la primera electrolinera del plantel.

Con este último esfuerzo, el CUCosta busca disminuir las emisiones contaminantes y optimizar los recursos económicos destinados al gasto de combustible.

El primero tiene un motor de gasolina de 1.8 litros, que trabaja de manera coordinada con un motor eléctrico. Este se alimenta de una serie de baterías recargables mientras el auto está en movimiento y, por tanto, no requiere de una fuente externa. Además, al ser apagado el motor se reduce la emisión de gases contaminantes.

El segundo funciona con una batería eléctrica, tiene un rendimiento aproximado de 150 kilómetros y puede recargar su batería con el “frenado regenerativo”. El auto no genera contaminación atmosférica ni sonora y el costo de su mantenimiento es mucho menor al de un convencional.

Según los datos más recientes, la UdeG tiene en operación 70 vehículos ecológicos: 27 eléctricos y 43 híbridos, mismos que paulatinamente sustituirán a los automotores que utilizan combustible fósil, con una disminución por cada vehículo de un total de 2.3 toneladas de dióxido de carbono al año.

El PUITE prevé la reconversión gradual de más de 200 unidades en cinco años.

“Con la renovación del parque vehicular, nuestra Casa de Estudio busca disminuir las emisiones contaminantes que produce su actual flotilla de autos, además de un considerable ahorro económico, ya que actualmente se destinan cerca de 30 millones de pesos al gasto de combustible (de forma anual)”, dijo Saldate Márquez.



Nota publicada en la edición 928