Foto: Archivo

Valles

No sólo banda


Trabajo de investigador del CUValles tiene como objetivo visibilizar las diferentes culturas juveniles que existen en la región y las dificultades que encuentran para expresarse

Por Karina Alatorre
29 Mayo 2017

En las zonas rurales de Jalisco no sólo se escucha la música de banda. El acceso a la tecnología y al internet ha propiciado que los jóvenes se acerquen a géneros alternativos y que, incluso, generen proyectos musicales independientes.

El profesor del Centro Universitario de los Valles (CUValles), Eduardo Plazola Meza, estudia estas dinámicas culturales con el interés de exponer al espacio público y propiciar la reflexión sobre las dificultades que estos jóvenes enfrentan.

Recientemente organizó el segundo Foro de juventudes rurales, dedicado al rap, en el que participaron representantes de cuatro proyectos independientes del género, originarios de distintos municipios de la región. Entre ellos, el de David Núñez Cruz, estudiante de Derecho en CUValles, quien además es rapero, ámbito en el que se hace llamar Majestad Azteca.

David lleva seis años escribiendo sus propias canciones, ha comprobado lo difícil que es encontrar espacios para difundir su música, y mucho más, hacerlo de forma profesional.

“Son años trabajando para poder grabar canciones. Siempre tratando de abrir horizontes, se viven muchos rechazos, pero seguimos haciendo música”, comentó.    

En el foro se concluyó que existe una diversidad de propuestas musicales en la región, que en su mayoría son discriminadas y estereotipadas por tener una identidad distinta a la tradicional.

“Surgen los prejuicios, por el hecho de que visten ‘guango’ o por usar tatuajes, pero todo tiene que ver con el desconocimiento de estas diferentes identidades”, señaló el investigador del CUValles.

Agregó que la mayoría de los jóvenes que incursionan en el rap manejan sus proyectos de forma independiente, como productores, distribuidores y están a cargo de redes de grabación de videos.

“Hay varias disqueras independientes y existe cierta colaboración entre raperos de varias regiones. Cualquiera puede emprender un proyecto autogestivo de este tipo, debido a las facilidades que hay para adquirir tecnología”.

Previo a la organización del foro, Plazola Meza realizó un análisis sobre el grafiti y el material audiovisual que existe en la red y que se origina en el municipio de Ameca.

Estudió y fotografió más de 500 piezas de grafiti, en las que identificó tendencias internacionales, mezcladas con íconos culturales locales.

“Entre los temas que se manejan están el amor romántico, la cuestión del barrio, el gueto, la cultura de las calles. Los íconos de la cultura hip hop y de la cultura local. También, aunque pocas, hay algunas piezas que tienen crítica social”.

En cuanto a los videos que analizó en la red, identificó 30 proyectos de música rap, desde 2012, provenientes o relacionados con Ameca, y además, que los mensajes de las canciones eran muy similares a los plasmado en el grafiti.

Los resultados de este proyecto están en proceso para ser publicados en una revista del Colegio de Jalisco.



Nota publicada en la edición 926