Foto: Cortesía

Universidad

Estudiantes para la sociedad


La semana pasada alumnos de diferentes centros universitarios y preparatorias de la UdeG presentaron proyectos de intervención social, que van desde la seguridad vial a la prevención del delito

Por La gaceta
22 Mayo 2017

El proyecto “Secuestro, amor y muerte” ganador de medalla de oro en Infomatrix Latinoamérica y realizado por alumnos de la Preparatoria 4, consiste en una investigación donde se realiza una comparación entre el síndrome de Estocolmo y lo que puede acontecer, psicológicamente hablando, en una víctima de secuestro, en México.

Los autores del trabajo, David Saúl Landeros Robles y Víctor Adrián Bucio Salas —estudiantes de tercero y cuarto semestre respectivamente— fueron acreedores a un pase para la feria Luz de Ibira en Argentina, que se celebrará del 5 al 7 de junio en la provincia de Concordia. En dicho evento los bachilleres de la Universidad de Guadalajara expondrán su proyecto.

La maestra de la Preparatoria y asesora del proyecto, Hildelisa Sánchez Félix, explicó que “este proyecto se asoció con el síndrome de Estocolmo porque Víctor Adrián sufrió un secuestro al salir de la escuela. Él estuvo encerrado alrededor de cuatro días, estuvo encapuchado. Derivado de lo ocurrido, hicimos la relación del secuestro de Adrián con el padecimiento”.

Seguridad en espacios públicos
El incremento de casas habitación y automotores en las colonias Tabachines y Constitución ocasionan problemas de tráfico y accidentes por el anillo Periférico Norte, avenida Tabachines y las calles Antonio Madrazo y Salvador González, por lo que es necesaria la construcción de un paso a desnivel.

Dicho paso mediría menos de 350 metros y costaría alrededor de 60 millones de pesos, calcula Javier María Villalobos, quien junto con Eduardo Miguel Ramírez Méndez, alumnos de octavo semestre de la licenciatura en Urbanismo y Medio Ambiente del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), son los autores de la propuesta dada a conocer durante la presentación de proyectos enfocados a mejorar las condiciones de seguridad en espacios públicos, en el Palacio Municipal de Guadalajara.

Javier María Villalobos señaló que los cruces peatonales muchas veces no son respetados por los automovilistas que circulan en la zona, por lo que se tiene un registro de 58 a 109 atropellamientos por año desde 2010. El paso a desnivel disminuiría los riesgos para el peatón y la congestión de automotores.

Conectaría a Periférico Norte y la salida de Tabachines (una lateral) y desembocaría cerca del puente peatonal próximo a la Preparatoria 8 de la UdeG, por lo que el área peatonal quedaría libre para los transeúntes

El proyecto de estos alumnos es uno de los cien que presentaron alrededor de 200 estudiantes del CUAAD.

Arte como prevención
“Arte y cultura de paz. Arte para la prevención social”, es el nombre del proyecto que busca sensibilizar a estudiantes de secundaria, con el fin de combatir el delito.

El proyecto es desarrollado por alumnos de la licenciatura en Seguridad Ciudadana del Sistema de Universidad Virtual (UDG Virtual) y de diversas carreras del Centro Universitario de Arte, Arquitectura y Diseño (CUAAD), y del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la Universidad de Guadalajara (UdeG).

Carmen Chinas Salazar, responsable del proyecto y asesora de la licenciatura en Seguridad Ciudadana en UDG Virtual, explicó que se trata de un programa piloto en el que atienden a 50 niños, de 12 a 14 años, alumnos de la secundaria 13 en la Colonia Constitución, de Zapopan, con una duración de enero a junio de 2017.

“Está demostrado que la política de adquirir más patrullas y armamento no es la solución y el arte es una de las herramientas que podemos utilizar para transformar la realidad y dar a conocer parámetros de cultura de paz de la Unesco, como la mediación y solución pacífica, tolerancia y bienestar social”, reflexionó.

Es un proyecto de intervención comunitaria, que a través del arte aborda la prevención social de la violencia, promueve una cultura de paz y contribuye a la cohesión social.  Se organizaron talleres de pintura, collage, títeres, fotografía y teatro de payasos, entre otras actividades.



Nota publicada en la edición 925