Foto: Abraham Aréchiga

Sur

Regresar al conocimiento ancestral


En el CUSur trabajan para revalorar la agricultura tradicional y sus saberes, con el objetivo de rescatar la producción en pequeña escala frente a los grandes cultivos industriales y el uso de agroquímicos

Por Laura Sepúlveda Velázquez
3 Abril 2017

A poco más de tres años de su creación, los proyectos del Observatorio de prácticas comunitarias para el buen vivir, del Centro Universitario del Sur (CUSur), continúan con su labor de reivindicar la agricultura a pequeña escala, para que ésta constituya una opción alimentaria para la región.

El objetivo es beneficiar con productos sanos a los habitantes locales, además de disminuir la migración y el abandono de tierras.

El director de la División de Ciencias Sociales y Humanidades del CUSur, Alejandro Macías Macías, dijo que este proyecto macro abarca diversos programas de producción, comercialización de los productos con base en economía solidaria y una parte de rescate de los saberes tradicionales campesinos, por conducto de una escuela taller.

 “Es un proyecto de vinculación-investigación donde participan integrantes del Centro de Investigaciones en Territorio y Ruralidad, estudiantes de diversas carreras y productores de comunidades rurales”.

Explicó que el objetivo es que éstos, a través de talleres, difundan sus propios conocimientos ancestrales, no sólo en aspectos productivos relacionados con la economía campesina, sino también vinculados con el desarrollo de las comunidades.

“Funcionamos a través de una sesión que se realiza cada 40 días. En la primera etapa de la escuela la hacíamos aquí en el plantel, donde asistían los campesinos. El derecho a ingreso es proponer un propio taller, que tiene que ver con la agricultura o las prácticas en el hogar; así, si participan 10 productores, tenemos igual cantidad de talleres. Ahora estamos en una segunda etapa, en donde vamos a las comunidades y ahí se desarrolla la escuela con actividades que respondan a las necesidades de la población”.

De este proyecto también forma parte la parcela de agricultura ecológica, en la que vinculan a profesores, estudiantes y productores. Hicieron experimentos de producción de cultivos tradicionales que fueron dejados de lado, esta vez con prácticas sustentables, sin utilizar agroquímicos, plásticos y donde trataron de incorporar tanto la agricultura tradicional como las nuevas tecnologías.

“Otra de las acciones es el tianguis de economía solidaria, que tiene lugar todos los miércoles y cuyo objetivo es que los pequeños productores vendan sus productos sustentables. Eso les permite realizar una vinculación con la comunidad universitaria, además de fomentar la económica del trueque”.

Señaló que la región Sur ha transitado rápido hacia una agricultura de tipo industrial, que genera cultivos de alto valor agregado, muy caros y poco accesibles a los pequeños productores.

“Somos una región donde el uso de agroquímicos está muy extendido y donde empiezan a existir problemas ambientales. Por ello lo que buscamos es que los pequeños productores tengan una alternativa de sobrevivencia, que la agricultura a pequeña escala no desaparezca de la región ahora que está tan amenazada, y que reivindiquemos los saberes campesinos que tanto le han dado a la región y al país, que no se pierdan y que también exista un cuidado del medio ambiente”.

Explicó que la economía autosustentable que existía ha desaparecido. El resultado de un estudio demostró el poco interés de las familias y jóvenes por participar en la agricultura.

“Se está extendiendo esta economía agroalimentaria de alto valor agregado, donde no participa gente local, sino grandes empresas nacionales o internacionales y en ese marco el pequeño productor se está dejando a un lado, se está convirtiendo incluso en jornalero en sus propias parcelas. Lo que nosotros queremos es que eso se vuelva a fortalecer con los conocimientos ancestrales. Actualmente se acercan cada vez más productores. Creo que el ejemplo que han dado algunas comunidades al participar en este tipo de proyectos ha hecho que nuevas poblaciones se incorporen. Queremos tener un alcance mayor”.

Macías Macías expresó que además de estos proyectos, desde finales del año pasado cuentan con una radio comunitaria, en la que están divulgando experiencias de los pequeños productores para que tengan una difusión mayor.



Nota publicada en la edición 920


Otros temas de interés