Foto: Archivo

Virtualia

Los peligros de nuestra vida en internet


La mayoría de las personas están conectadas a la red por mucho tiempo, sin estar conscientes de que pueden ser víctimas de ciberataques

Por Rubén Hernández Rentería
20 Marzo 2017

Así como avanza la tecnología también aumenta la capacidad de los cibercriminales para atacar a la información. Por ejemplo, una nueva tendencia al tratar de robar datos es a través del Malvertising, un malware incrustado en los banners publicitarios para robar credenciales de correo electrónico a través, principalmente, del registro de las teclas presionadas y la captura de pantalla.

Para José Roberto Sánchez Soledad, coordinador de Seguridad de la Información, de la Universidad Nacional Autónoma de México, una de las tendencias vigente es el Ransomware (secuestro de datos para cobrar su liberación): “Sin lugar a dudas es un ataque informático muy exitoso y muy dañino, y en el momento actual donde presenciamos la evolución hacia el internet de las cosas, donde prácticamente dispositivos que nunca habíamos pensado que estuvieran conectados ya están unidos a internet, sucede que esa convergencia entre el secuestro y estos dispositivos puede llegar a propiciar algo malicioso”.

Aclara que los usuarios maliciosos con el Ransomware lo que buscan al final es obtener ganancia financiera, entonces la razón de que este tipo de ciberataque sea impactante en este momento es porque está siendo exitoso: “Nos damos cuenta que muchas veces no se tienen respaldos de información, si se tuvieran respaldos y si se llegara a ser víctimas no habría tanto problema, el problema es que no se tienen. Se necesita pagar para que se regrese la información y hacerlo por medio de Bitcoins, con este método muchas veces los cibercriminales no son rastreables”.

Otra tendencia que se cree que esta surgiendo es aquella de que países utilizan los ataques cibernéticos hacia otras naciones. Al respecto Sanchez Soledad refiere: “Si bien es cierto que puede haber esos ataques entre naciones también hay que aceptar la realidad de las cosas: todo esta conectado. Es decir, si en estos momentos tengo un celular con acceso a internet puede sufrir ataques desde cualquier parte del mundo, no necesariamente significa que un país en específico trate de atacarlo o que esté atacando a nuestra nación, simplemente en el momento que esté conectado a internet, al ser una red global, es lógico que se van a presentar este tipo de amenazas”.

En el tema de si en México hay suficientes expertos en seguridad que contrarresten los nuevos modelos de ciberataques, dice: “Yo creo que no, y mucho tiene que ver la evolución que ha venido dándose, mientras sigan habiendo nuevos desarrollos, más tecnología y sobre todo que ésta llegue a mayor cantidad de personas, no van a ser suficientes”.

Agrega que “veo a México a la par de cualquier país en el mundo, porque desde pequeños nos enseñan a sensibilizarnos con respecto a las cuestiones de seguridad física, que nada nos vaya a pasar saliendo a la calle, pero no se educa en el tema del cuidado de la información, del cuidado durante la navegación en la red, entonces no solamente es un problema de México, es un problema a nivel mundial y es importante concientizar a las personas, nuestra vida prácticamente ya vive en internet pero estamos revelando información sin estar conscientes de eso”.

Señala que incluso los millennials (aquellos que nacieron entre 1984 y 2004, según Strauss y Howe) a pesar de que crecieron con la tecnología, muchas veces no están conscientes de sus riesgos: “Se observan muchos casos desafortunados de adolescentes que viven prácticamente pegados a su celular pero en el momento en que lo extravían, no se imaginan a dónde llega su información, y el mayor problema es que la mayoría de estos dispositivos no están protegidos”.

Una forma de salvaguardar la información es ubicándola en la nube tecnológica, muchas plataformas ya ofrecen espacio de almacenamiento online para protección de datos, incluso de los dispositivos móviles. Sanchez Soledad comenta que si se toma conciencia de que los datos que puedan estar almacenados en la nube, tienen controles de seguridad, confidencialidad y disponibilidad, la información al final va a permanecer segura.



Nota publicada en la edición 918


Otros temas de interés