Foto:

Virtualia

Tecnología que aprende


Sistemas de inteligencia artificial tienen capacidad de actuar basándose en la información disponible en la red o en sus bases de datos

Por Rubén Hernández Rentería
13 Marzo 2017

Hasta hace poco el 80 por ciento de la información existente en el planeta no era considerada para llevar a cabo estudios y análisis estadísticos, porque los datos que la conforman no están estructurados y por esta razón permanecían invisibles para las computadoras.

Con el surgimiento de la tecnología cognitiva, junto con la inteligencia artificial, se puede integrar a todo ese cúmulo de datos no estructurados (lo que la humanidad codifica en el lenguaje, lo que capta con la vista, los sonidos y el movimiento, también mensajes de correo electrónico, mensajes de redes sociales, mensajes instantáneos y otras comunicaciones en tiempo real, documentos, imágenes, audio y vídeo) para obtener resultados más completos.

Este nuevo concepto se refiere a la capacidad de las máquinas de aprender del entorno y tomar decisiones en base a datos no ordenados ni estructurados. Ahora con sistemas de inteligencia artificial pueden responder de forma “inteligente” basados en toda la información disponible en la red o en sus bases de datos, porque razonan sobre esos datos y nunca dejan de aprender.

Esta tecnología puede desarrollar también tareas que requieren habilidades perceptivas, como procesamiento del lenguaje natural y reconocimiento del diálogo; todo esto se basa en especificar parámetros claves que la computadora deberá reconocer y recordar,  señala Fernando Álvarez B., en su artículo “Tecnología cognitiva: un apretón de manos entre la tecnología y la inteligencia humana”.

El ejemplo real más cercano a la tecnología cognitiva es el sistema desarrollado por IBM al que llamaron Watson. Analistas de IBM y de IDC señalan que esta plataforma, creada a principios de 2014, aprende continuamente y ha demostrado su potencial ayudando en tareas complicadas como el diagnóstico del cáncer.

La tecnología cognitiva también será aprovechada para la ciberseguridad a través de aplicaciones que acortarán el análisis de las amenazas y solución de problemas a tan solo minutos en lugar de días o semanas.



Nota publicada en la edición 917


Otros temas de interés