Foto: Cortesía

Sur

Medicina personalizada en CUSur


Para trabajar en esta rama de la medicina que utiliza información genética del paciente, el centro universitario participa en un laboratorio nacional del Conacyt, en particular analizando el cáncer cervicouterino que tiene una alta incidencia en la región

Por Laura Sepúlveda Velázquez
6 Marzo 2017

El Centro Universitario del Sur (CUSur), participa como institución asociada en el Laboratorio Nacional de Medicina Personalizada (LAMPER), concepto que se refiere a utilizar la información de los genes, proteínas y el ambiente de una persona para prevenir, diagnosticar y tratar una enfermedad.

Dicho laboratorio es una iniciativa del Centro de Investigación y Asistencia en Tecnología y Diseño del Estado de Jalisco (CIATEJ), perteneciente al Sistema de Centros Públicos de Investigación del Conacyt. Se enfoca en predecir polimorfismos funcionales en regiones regulatorias del genoma humano y a diseñar fármacos que tengan mayor eficacia tomando en cuenta las variantes genéticas de los pacientes.

El CUSur participa en este organismo mediante su Centro de Investigación en Biología Molecular de las Enfermedades Crónicodegenerativas (CIBIMEC), que funciona como sede de ese laboratorio, según explicó su directora María Luisa Pita López

“Nos invitaron a  participar dado que el Sur de Jalisco se caracteriza por un alta incidencia de cáncer cervicouterino, por lo que en un principio nos enfocaríamos en este tipo de enfermedad para buscar polimorfismos de un solo nucleótido, ya que esto ayudaría a tener un mejor diagnóstico y tratamiento”.

Puntualizó que desde 2006, estadísticas sobre la mortalidad por cáncer de mujeres en México, revelan que el cervicouterino es la segunda causa de muerte, y el Sur de Jalisco se caracteriza por una alta incidencia de esta enfermedad, de ahí la importancia de analizarla.

Pita López expresó que sería importante que se definieran estrategias específicas para que estos conocimientos de la medicina personalizada se vincularan directamente al sector salud, ya que en el mundo aún falta mucho por hacer en esta materia.

“El objetivo es llegar a los sistemas de salud, y el reto es cómo integrarlo a la secretaria de salud. En primer lugar se podría buscar la educación y sensibilización tanto de pacientes como de médicos y se podría promover que el paciente sepa qué es la medicina personalizada y el valor que tiene”.

Señaló que otro aspecto importante es contar con infraestructura, por lo que en el centro universitario, como parte de sus ejes estratégicos en calidad e investigación, ya se construye un edificio para este centro de investigación con la finalidad de crecer e impactar en la investigación.

“Próximamente queremos abrir un posgrado en medicina preventiva cuyo objetivo es usar la información de los genes, proteínas y ambiente de cada paciente. Este vínculo con el laboratorio es fundamental, porque el hecho de que seamos sede en la región Sur dice mucho de las gestiones de CUSur, que cuenta con programas educativos como medicina reconocidos a nivel internacional, además de que cumplimos con el compromiso social hacia la región”.

El director de LAMPER, Ernesto Prado Montes de Oca, dijo que la labor de este organismo consiste principalmente en predecir variantes genéticas que estén asociadas a la enfermedad, las cuales aplican para desarrollar paneles de farmacogenomica, nutrigenomica y medicina preventiva.

“También tenemos algunos ensayos disponibles para que el cliente, que en este caso serían empresas, pueda solicitar los servicios de detectar qué variantes genéticas tienen sus pacientes, y sobre eso cambiarles el fármaco o ajustar la dosis para evitar efectos secundarios y que exista mayor eficacia del medicamento”.

En cuanto a la vinculación con el CIBIMEC, dijo que ya colabora desde hace tiempo con el CUSur  y esta labor conjunta traerá cosas positivas para la región y la Universidad de Guadalajara.

“CUSur se está convirtiendo en un polo importante en Ciudad Guzmán. Hay mucho potencial y una necesidad de atender a los pacientes de esa zona”.

Entre los retos destacó que es necesario estar al día, porque hay mucha información que está surgiendo y necesitan ir actualizando su software denominado SNPClinic, que funciona con la versión 1.0 y el objetivo es desarrollar el 2.0 este año.

“Hay varios desafíos porque hay poca información, inclusive del seguimiento de los pacientes en el caso de fármacos, y es importante trabajar en conjunto con los médicos para crear en un formato para validar nuevos marcadores”.

LAMPER cuenta con colaboradores en Reino Unido, Estados Unidos, Australia, Islandia y Finlandia.



Nota publicada en la edición 916